Opinión
Ver día anteriorJueves 9 de junio de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
México SA

Banco Mundial recorta

Tijeretazo 2016-2018

EPN: sexenio perdido

C

omo es costumbre, tirios y troyanos no dejan de recortar las estimaciones sobre el crecimiento del país. En esta ocasión fue el Banco Mundial, quien ayer sacó la tijera y una vez más redujo (sin escozor ni mal humor) la perspectiva económica mexicana para el presente año, 2017 y 2018, cuando termina el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Así, de acuerdo con las cifras (actualizadas a junio) de esta institución multilateral, las decenas de reformas estructurales y los miles de discursos del inquilino de Los Pinos y su ministro del (d) año a lo largo de sus seis años en el gobierno sólo habrían sido útiles, las primeras, para que México mantuviera inamovible la mediocre tasa promedio de crecimiento observada en las últimas tres décadas (2.3 por ciento, en el mejor de los casos) y, los segundos, para exasperar aún más a los de por sí desesperados mexicanos.

El Banco Mundial divulgó ayer la actualización (a junio de 2016) de sus Perspectivas económicas mundiales; divergencias y riesgos, en las que de nueva cuenta baja su estimación sobre el crecimiento económico de México, pero ahora incluye el año 2018 en su proyección. En este sentido, el organismo recorta 0.3 puntos porcentuales en el presente año, 0.2 en 2017 e igual proporción en 2018.

Consecuencia de lo anterior, el tablero latinoamericano registra movimientos, pues la economía mexicana se ubica en el escalón número 11 de la región, con 2.5 por ciento, posición y proporción que comparte con Colombia y Dominica, y apenas logra estar por arriba de esa potencia antillana que es San Vicente y las Granadinas. Lo mejor del caso es que el ministro del (d) año no deja de presumir que México crece a paso veloz.

Cierto es que el navío de gran calado (Fox y Calderón dixit) avanza más que Argentina (-0.5 por ciento), Brasil (-4) y, sobre todo, Venezuela (-10.1), pero muy lejos está de Panamá (6 por ciento), República Dominicana (5) y Nicaragua (4.4). México, pues, no puede salir de la atonía económica que se registra desde hace más de tres décadas. Si por discursos fuera, entonces el país sería el primer mundo del primer mundo, pero los discursos no sirven para comer.

Lo llamativo del caso es que por una parte el Banco Mundial recorta su pronóstico, pero incluye a nuestro país en la senda del crecimiento, pues, asegura, el producto interno bruto de la subregión de México y América Central, y del Caribe, respaldado por los vínculos con Estados Unidos y las sólidas exportaciones, aumentaría 2.7 y 2.6 por ciento, respectivamente, en 2016, y más aún en 2017 y 2018.

Ya en el detalle se puede observar que el crecimiento de dicha subregión no se sustentaría en la economía mexicana, sino en la guatemalteca (3.5 por ciento), la nicaragüense (4.4) y, desde luego, la panameña (6). De hecho, la costarricense (3.3) y la hondureña (3.4) crecerán a un ritmo mayor que la mexicana. En fin, el navío de gran calado se mantiene encallado y el sexenio de EPN se suma a la mediocridad y a la falta de resultados de sus antecesores.

En el ámbito global, el Banco Mundial redujo de 2.9 a 2.4 por ciento su pronóstico sobre el avance mundial en 2016, como resultado, dice, del lento crecimiento de las economías avanzadas, los precios persistentemente bajos de los productos básicos, el flojo comercio mundial y la disminución de los flujos de capital. Los mercados emergentes y las economías en desarrollo exportadores de productos básicos han tenido dificultades para adaptarse a la disminución de los precios del petróleo y otros productos básicos clave, y esto representa la mitad de la revisión a la baja.

Aunque el mensaje es para todos los gobiernos, pareciera que el Banco Mundial apuntó el dardo directamente al de Enrique Peña Nieto: Este crecimiento lento subraya las razones por las cuales es crucialmente importante que los países apliquen políticas orientadas a impulsar el crecimiento económico y mejorar el nivel de vida de las personas que subsisten en la pobreza extrema; el crecimiento económico sigue siendo el motor más importante de reducción de la pobreza, y por eso nos preocupa profundamente la marcada desaceleración del crecimiento en los países en desarrollo exportadores de productos básicos ocasionada por la caída de los precios de esos productos. Y el inquilino de Los Pinos tendría que levantar la mano, porque la fábrica de pobres se mantiene a todo lo que da, mientras la economía permanece estancada.

Para China pronostica un crecimiento de 6.7 por ciento en 2016, tras 6.9 de 2015. Prevé que la expansión económica de India se mantendrá estable en 7.6 por ciento, mientras Brasil y Rusia seguirán en una recesión más profunda que la pronosticada en enero. Según sus pronósticos, Sudáfrica crecerá 0.6 por ciento en 2016, es decir 0.8 de punto porcentual más lento que el ritmo pronosticado en enero.

El Banco Mundial detalla que mientras que las economías avanzadas tienen dificultades para cobrar impulso, en la mayoría de las de Asia meridional y oriental se registra un sólido crecimiento, al igual que en las emergentes importadoras de productos básicos; no obstante, el rápido aumento de la deuda privada en varias economías emergentes y en desarrollo indica que es necesario actuar con cautela. Tras un periodo de rápido aumento del endeudamiento no es inusual observar que los préstamos bancarios improductivos, como porcentaje de los préstamos brutos, se cuadruplican.

En un contexto de atonía del crecimiento, indica el organismo financiero, la economía mundial afronta graves riesgos, entre ellos una desaceleración más profunda en los principales mercados emergentes, cambios pronunciados en la actitud de los mercados financieros, estancamiento en las economías avanzadas, un periodo de precios bajos de los productos básicos más prolongado que lo previsto, riesgos geopolíticos en diversas partes del planeta y preocupación respecto de la eficacia de la política monetaria para impulsar un crecimiento más sólido. Las flojas perspectivas de crecimiento en los mercados emergentes y las economías en desarrollo podrían ralentizar o incluso invertir los avances que han realizado para llegar a los niveles de ingresos de las economías avanzadas.

Las rebanadas del pastel

Mientras Miguel Ángel Mancera inventa la pócima para fumigar a los trogloditas de cuatro llantas y todo volumen, va mi agradecimiento y un fuerte abrazo para los [email protected] cuan pacientes [email protected] de Comochi congregados el pasado martes en el Albergue del Arte, Coyoacán. Ánimo, y que siga la lucha.

Twitter: @cafevega