19 de septiembre de 2015     Número 96

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER

Suplemento Informativo de La Jornada

En 1966 el general Lázaro Cárdenas hizo un viaje a la zona de Ciudad Madera con el objeto de conocer las condiciones en las que se había gestado el ataque guerrillero de un año antes. En ese viaje lo acompañaron entre otros su hijo Cuahutémoc y el antropólogo Leonel Durán. Este último hizo un registro fotográfico del viaje. FOTO: Leonel Durán

De qué está hecho un general de división:

Lázaro Cárdenas en el
laberinto de madera*

Verónica Oikión Solano El Colegio de Michoacán

Como gran maestro de la política que fue el general Lázaro Cárdenas, no hay ninguna anotación en sus Apuntes, o la suprimió él mismo, que corresponda al día o días siguientes del Asalto al Cuartel Madera. La primera referencia directa sobre los acontecimientos se encuentra en sus anotaciones del día 5 de abril de 1966, lo que puede darnos una idea de que Cárdenas reflexionó largamente sobre los sucesos. Nos dice:

Saludé a las 19 horas al señor presidente Gustavo Díaz Ordaz en su despacho de Los Pinos […]. Hablé con él del caso de Chihuahua, ofreciéndole mi participación en estudiar el problema rural que se presenta en aquel Estado y aceptó agradeciendo mi ofrecimiento. Que ya daría instrucciones de que se formule una relación de las resoluciones que se han dictado en materia agraria. Que después de los acontecimientos registrados en Madera, Chihuahua, en que un grupo de civiles atacó al destacamento militar, ha seguido sintiéndose agitación. Que el gobierno, manifestó, buscar la mejor forma de darle una justa solución. Le pregunté que si para el mes de mayo próximo sería aún oportuno un recorrido por aquella zona y asintió, diciendo “a usted lo escucharán y yo podré conocer la realidad de la inconformidad”. “Sé, dijo, quiénes los agitan desde aquí; pero debe haber campo propicio para que encuentre eco la agitación y sí deseo los detalles de las tierras que piden y las que es posible entregarles, sin perjudicar a otros campesinos que las estén trabajando”.

Por su parte, el general Cárdenas estaba muy concentrado en ese periodo en llevar adelante su proyecto para edificar un gran complejo siderúrgico en la costa michoacana con una visión nacionalista, pero estaba navegando a contracorriente en aguas políticas tumultuosas para conseguir su objetivo. Y creo que parte de la explicación de por qué el general Cárdenas ofreció a Díaz Ordaz tomar el pulso a los acontecimientos de Madera, fue llevar a cabo una estrategia para hacer presente su agencia en el camino tortuoso para echar a andar la planta siderúrgica y a la vez sensibilizar al presidente en turno –ya lo había intentado en primera instancia con López Mateos- sobre la necesidad de que el Estado mexicano se asumiera como el actor de primera línea en la integración de la industria acerera mexicana.

El general Marcelino García Barragán, secretario de la Defensa Nacional, fue el conducto utilizado por Díaz Ordaz para reiterarle a Cárdenas su visto bueno para que visitara la zona. Cárdenas apuntó el 3 de junio que en Chihuahua

se han registrado ataques a la guarnición, incendiando puentes del ferrocarril y región en la que expedicionaron contingentes del Ejército. Según informaciones ha habido inquietudes de carácter agrario, pendientes de resolver y en donde han encontrado causa que agitar elementos radicales.

Agenda Rural

Evento: Día Nacional del Maíz. Organiza: Campaña Nacional Sin maíz no hay país. Fecha, lugar y hora: 29 de septiembre de 2015. México, D.F. Informes: www. sinmaiznohaypais.org


Evento: Día Nacional del Maíz. Organiza: Varias organizaciones. Fechas, lugar y hora: 29 de septiembre de 2015. Zócalo, Cuernavaca, Morelos. 11:00 horas. Informes: www.sinmaiznohaypais. org


Evento: Reunión Nacional Conocimiento y Aprovechamiento de la Diversidad del Maíz Nativo. Organiza: Sociedad Mexicana de Fitogenética, AC. Universidad Autónoma Chapingo y el Colegio de Postgraduados. Fecha, lugar: Del 11 al 13 de noviembre de 2015. Departamento de Fitotecnía, UACH. Información: [email protected] gmail.com / [email protected] somefi.mx / [email protected] somefi.mx


Libro: ¡La tierra no se vende! Las tierras y los territorios de los pueblos indígenas en México. De: Francisco López Bárcenas


Libro: Madera rebelde. Movimiento agrario y guerrilla (1959-1965). Autor: Jesús Vargas Valdés. Ediciones Nueva Vizcaya. Se presentará en la Feria del Libro del Zócalo el día 13 de octubre.

Por su parte, García Barragán le informó a Cárdenas que: “a raíz del ataque al destacamento del pueblo de Madera y al ser muertos unos de los atacantes y otros, refugiados en la montaña, se les buscó y se dispersaron”, y que por tanto, “la región está calmada y […] no existen partidas alzadas”. A su vez, el general Cárdenas le comunicó a García Barragán que durante su viaje a Madera quería que el ejército retirara “determinados destacamentos, en virtud de que estimo conveniente visitar la región, hablar con los vecinos y los campesinos, sin acompañamiento de fuerza. Los hechos –reiteró- surgieron de reclamos de tierra que dieron lugar a que se agitara, tomándolos como bandera”.

El viaje se inició el día 21. Al día siguiente se trasladaron a la ciudad de Chihuahua, y hasta el día 24: “Nos encontramos hoy ya en esta ciudad Madera del Estado de Chihuahua”. El general Cárdenas la describe así:

Madera fue bien trazada en sus calles. Su aspecto es atractivo. Los bosques que la rodean, a pesar de estar ya muy talados, le dan belleza al conjunto. Ojalá y el vecindario sepa conservar su arbolado.

Entre el 25 y el 29 de junio, Cárdenas y sus acompañantes hicieron varios recorridos por la sierra, y arribaron a la Mesa del Huracán, núcleo de la explotación maderera Bosques de Chihuahua, que funcionaba por medio de contratistas. Pero a los trabajadores utilizados en el corte del arbolado por éstos llamados contratistas

no les dan las prestaciones que fija la ley. Así la empresa a través de capataces, rehúye sus obligaciones y se enriquece con el trabajo del campesino que no tiene otra fuente de trabajo en estas serranías. La comunidad de Moctezuma tiene presentada solicitud de dotación hace varios años. Afectan terrenos de “Bosques de Chihuahua”, que disfruta de privilegios indebidos.

Hay que comentar aquí que el aparato de seguridad del Estado, por medio de la Secretaría de Gobernación, interceptó una carta enviada por Cuauhtémoc Cárdenas a su madre, Amalia Solórzano, desde Madera el día 28 de junio. La carta se encuentra en el acervo de la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales en el Archivo General de la Nación. La misiva es reveladora por los silencios y por lo que no cuenta o en lo que no se explaya el propio general Cárdenas. Cuauhtémoc le narra a su madre:

Aquí [a Madera] llegamos desde el viernes. Al principio notamos [a] la gente un poco reservada, poco a poco se fueron acercando y cada día conoce uno más cosas. Hemos estado saliendo a la sierra, recorridos de unas 6 horas y me parece que eso ha creado condiciones para que tengan confianza las gentes. Es que en el último año todo el que llega es Agente de alguna policía y viene en plan de agresión. Después de hablar con mucha gente y de oír las causas del ataque a Madera el 23 de Septiembre del año pasado, y de ir también sobre la región, puede concluirse que todo no es sino defensa de los campesinos contra las agresiones que sufren desde tiempos atrás, de ganaderos, latifundistas apoyados y alentados por el Gobernador del Estado y agravada toda la situación por la presencia aquí de Bosques de Chihuahua, empresa que vende la madera a las industrias de celulosa y otras, propiedad de [Miguel] Alemán, [Carlos] Trouyet, Nacional Financiera, empresa que actúa como un mal cacique en la zona, cometiendo muchas torpezas y agrediendo a los campesinos, antiguos habitantes de la sierra. Papy […] recibe aquí toda la información que le falta y trabaja aquí, pues lo hace con más tranquilidad que la que pudiera tener en Chihuahua por ejemplo. Calculo aquí unos dos días más. A México no creo lleguemos antes del fin de semana. (Carta de Cuauhtémoc Cárdenas a su madre, Amalia Solórzano de Cárdenas, Ciudad Madera, Chihuahua, 28 de junio de 1966, en Archivo General de la Nación, Fondo Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales, caja 3018-C, exp. s/n.)

Como se puede observar, Cárdenas, padre e hijo, comprendían que del problema agrario se desprendían otros numerosos ultrajes. Al hacer el recuento de la tragedia y de los agravios, el general Cárdenas se preguntó y se contestó a sí mismo lo siguiente:

¿Qué empresa maderera ha dejado huella benéfica en las zonas boscosas que ha explotado? ¿Quién se acuerda de reclamar responsabilidades de talas inmoderadas, adeudos, falta de cumplimiento de construcción de obras, como vías férreas, caminos, hospitales, fábricas de productos madereros que ofrecieron cubrir empresas que explotaron montes hace cincuenta años? ¿Tienen esperanza los afectados de que alguna vez las cumplan? Ninguna. En cambio, la existencia del Estado es permanente y si al explotar los bosques de las comunidades no les entrega las utilidades que les corresponden, queda el recurso a las propias comunidades de pedir al Estado obras que les beneficien. Pero los particulares explotadores de la riqueza forestal no devolverán la parte que indebidamente se han llevado.

Y aceptaba que: “el malestar en la zona de Madera es mayor. Se han registrado actos violentos que nacieron de la lucha por la tierra”. Además, por las pesquisas realizadas, Cárdenas tenía información de que: “Después del asalto al cuartel de C. Madera el 23 de septiembre de 1965, no se han visto en la sierra ni en las planicies ‘Guerrillas’”.

Por otro lado, llama la atención que el general Cárdenas sólo anotara una breve referencia a los alzados de Madera. Su actuación como puente generacional tuvo sus límites al no manifestar interés directo sobre quienes integraban el foco guerrillero y cuál era su proyecto de revolución socialista. Escuetamente consignó en sus Apuntes del día 30 de junio:

De los acontecimientos del 23 de septiembre en que fue atacado el destacamento federal en esta Ciudad de Madera, Chihuahua, murieron: Salomón y Juan Antonio Gaytán, de la comunidad de Dolores, municipio de Madera, Chihuahua, y Antonio Scobell Gaytán de aquí de Madera. Doctor y profesor Pablo Gómez, de Chihuahua. Profesor Arturo Gámiz, de Durango. Profesor… Martínez Valdivia. Profesor… Quiñones.

El contenido de las líneas redactadas en sus Apuntes es escueto y hasta cierto punto decepcionante por el carácter relevante que el propio Cárdenas le había dado a la trama de Madera. Leemos:

A las 19 horas saludé en su despacho de Los Pinos al C. presidente Gustavo Díaz Ordaz. Le platiqué de mi recorrido por el Estado de Chihuahua, de los problemas rurales de la Sierra del Noroeste, Madera, La Cebadilla, Mesa del Huracán, “Bosques y Celulosa de Chihuahua”. Escuchó con interés y manifestó les pondrá atención. Me reiteró su reconocimiento por este recorrido.

Comentarios finales. La problemática de Madera aquí planteada comprende varias aristas. Tiene tras de sí la relación entablada por Cárdenas con Díaz Ordaz, que se situó en un plano institucional, y si cabe hasta de reconocimiento moral y político de parte del presidente hacia Cárdenas, dándole un trato preferencial. Es posible que también Díaz Ordaz quisiese sondear al michoacano en el marco de su comienzo sexenal y utilizar su imagen pública para aparentar querer resolver los agravios de fondo. Recuérdese que todavía México no desembocaba en la tragedia de 1968. En abril de 1966 tenemos a un Díaz Ordaz atento y obsequioso a los deseos del general Cárdenas “en colaborar” en el estudio del problema rural de Madera. Ello, a diferencia de la relación de Cárdenas con Adolfo López Mateos, deteriorada al paso de su sexenio por el caso de los ferrocarrileros presos, y por la insolente repulsión anticomunista de López Mateos hacia el activismo de Lázaro Cárdenas al frente del Movimiento de Liberación Nacional.


Cárdenas dialogando con campesinos en Ciudad Madera. FOTO: Leonel Durán

Por su parte, el general Cárdenas midió cada paso institucional que daría en el marco de esta “colaboración” ofrecida a Díaz Ordaz. La presencia de Cárdenas en Madera tuvo mucho de preocupación personal centrada en el problema agrario, pero también de estrategia y visibilidad política con miras a la concreción de su proyecto estratégico siderúrgico. Puede entenderse, asimismo, que Cárdenas utilizó su propia presencia en Chihuahua como un factor sorpresa para los distintos actores involucrados, sobre todo seguramente resultó incómodo y molesto para el gobernador Práxedes Giner Durán y sus agentes, quienes formaron parte destacada de la red de victimarios de los atacantes del Cuartel Madera. No descarto tampoco la genialidad del general michoacano para traducir su agencia y su carga moral y política a manera de cuña que de tanto en tanto penetraba de manera perturbadora en los entresijos del sistema autoritario. Recordemos el dicho: “para que la cuña apriete tiene que ser del mismo palo”… o, en este caso, más precisamente de la misma madera.

A 50 años del Asalto al Cuartel Madera, podríamos decir que el general Cárdenas encontró claves relevantes para adentrarse en el laberinto del Cuartel Madera. Pero quienes sacrificaron su vida por el ideal revolucionario, hasta el día de hoy esperan la dignificación de su memoria con un grito desesperado: “¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!”.

*Las citas de Lázaro Cárdenas, fueron tomadas de Obras. I-Apuntes 1957-1966, México, Dirección General de Publicaciones de la UNAM, 1973, Nueva Biblioteca Mexicana, 33, tomo III, pp. 537, 538, 561, 562, 563, 566, 567, 569, 571, 573, 574, 575 y 577. Cursivas de la autora.

opiniones, comentarios y dudas a
[email protected]