Opinión
Ver día anteriorLunes 25 de mayo de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Dinero

El presidente (¡gulp!) que salvó a la humanidad

Recuento trágico de una comedia de errores

Comes y... pagas lo que quieras

S

i no fuera por las terribles pérdidas que causó –la muerte del turismo, entre otras–, sería hoy un buen día para reír a todo pulmón. Hace seis semanas –17 de abril– el gobierno calderonista declaró por decreto una emergencia sanitaria porque la República era atacada por letal virus, nadie conocía su origen ni identidad. El decreto era obligatorio, se ejecutaba en todo el territorio nacional y paralizaba las oficinas de gobierno y las escuelas. La alerta fue magnificada para que los pobladores todos del planeta Tierra y sus alrededores se enteraran de lo bien que actuaba el gobierno mexicano en defensa de la humanidad. Un mes después, también por decreto calderoniano, se dio por terminada la fase crítica. La gente, estupefacta y dolida por las pérdidas, el susto y las molestias, se pregunta: ¿qué pasó aquí? Uno de los acelerados fue el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, que extremó la defensa ordenando el cierre de toda actividad pública que tuviera puertas. Nunca dijo Felipe Calderón que: 1) el virus ya andaba pululando desde septiembre del año pasado. 2) La Organización Panamericana de la Salud le había enviado una alerta el 11 de abril acerca de un extraño brote en La Gloria, Veracruz, que afectó a 591 personas. 3) Una mujer oaxaqueña había fallecido, inclusive, el 13 de abril. ¿Por qué el presidente de los virus no lanzó la alerta desde entonces? Es que el día 16 del mismo mes tendría lugar la desesperadamente ansiada visita del presidente Obama. Estaba empeñado en demostrarle que no es la cabeza de un Estado fallido. Por fortuna Obama regresó sano a su país. Sin embargo, hubo un suceso que no puede atribuirse más que a la mala suerte que parece perseguirlo: un escolta estadunidense pescó la tos y al volver a Washington se convirtió en influenza. Como ya he sugerido antes, es una hazaña que ni Al Qaeda había logrado hasta ahora: infiltrar un virus en el círculo presidencial. La Organización Mundial de la Salud reportaba ayer 12 mil 22 casos en 43 países. Sólo en Estados Unidos se han registrado 6 mil 552 y en Canadá 719. El gobierno de Obama anunció que ha destinado mil millones de dólares al desarrollo de una vacuna que deberá estar lista antes de otoño. ¿No le hubiera quedado más reconocida la humanidad al señor de los virus si hubiera dado la alerta a tiempo? ¿Y para qué empeorar la situación magnificando su respuesta? Ya está la enfermedad en lugares tan remotos como Kuwait y a los japoneses les preocupa que llegue a alcanzar proporciones dramáticas. Circula un rumor de humor negrísimo en la red: Obama fue quien trajo la infección a México. ¿Será contrapropaganda de Martínez Cázares, en respuesta a este video del PRI?:

www.youtube.com/watch?v=Wq4Jkk_x82g

Ni los amigos se salvaron

Esta semana los jefes de las dos principales líneas aéreas esperan respuesta de Los Pinos a su petición de rescate. Ya venían arrastrando problemas pero el doble error de abril los acabó de hundir. Si no fuera porque dependen millares de familias de pilotos, azafatas y personal de tierra de Mexicana de Aviación y Aeroméxico, el cuadro también sería para soltar la carcajada. Los jefes –Gastón Azcárraga y José Luis Barraza– son dos de los principales promotores de la campaña del miedo en favor de Felipe Calderón. ¿Quién era el verdadero peligro para México?

[email protected] Populi

Asunto: la difícil decisión

Próximas las elecciones de julio y viendo con tristeza las campañas de los partidos en los medios y la opulencia en que viven sus líderes, beneficiarios electorales, funcionarios y gavillas correspondientes, así como lo poco que han hecho por nuestro país, realmente da pavor votar por cualquiera de ellos, pues sería preservar la misma corrupción, el enriquecimiento de la misma gente a costillas de nosotros y, lo que es peor, mantener al país sin un rumbo que beneficie realmente a la mayoría de los mexicanos con educación, fuentes de empleo dignas, salud, vivienda, investigación científica, combate a la delincuencia... ¡uf! Me parece que el camino de la abstención no es el más adecuado, ya que es muy probable que se favoreciera al partido del Presidente. ¿Qué hacer? Las leyes electorales sólo permiten votar por partidos y no por candidatos independientes. Caray, parece que sólo me dejan la opción de acudir a las urnas, anular mi voto y esperar que ninguno de los partidos lo use a su favor.

Raúl Rodríguez Martínez/Distrito Federal

R: Está difícil elegir. Algunos de los candidatos parecen personajes de la lista de los más buscados de la Interpol.

Asunto: comes y… pagas lo que quieras

Tengo un muy pequeño restaurante francés en el sur de la ciudad de México. Claro que estoy de acuerdo con usted en que las medidas tomadas durante la fase roja de la epidemia resultaron fuera de toda proporción e inclusive se podría cuestionar su validez. Sin embargo, allí están los efectos de una paranoia que todavía hoy en día nos está señalando como lugares (los restaurantes) de riesgo. Hemos sido y seguimos siendo golpeados por esta epidemia que durante dos semanas nos había hecho olvidar que hay un problema todavía más grave: la crisis mundial. Mi idea es ofrecer a los clientes de mi restaurante dos días a la semana (lunes y martes) un menú completo sin costo, el precio lo pondrá el cliente, menú sólo de alimentos; las bebidas, vino o refresco no están incluidos. El nombre es Le Petit Resto, ubicado en avenida San Antonio 100, colonia Nápoles, teléfono 5611-9128.

Jean Louis Raffier/Distrito Federal

R: ¿Y si le caen por ahí Carstens y Gómez Mont? No lo vayan a quebrar. Mucha suerte.