Usted está aquí: viernes 25 de abril de 2008 Opinión Dinero

Dinero

Enrique Galván Ochoa
[email protected] • Regístrate en el foro: http://dinero.tv/mexico/index.php

■ El robo de los celulares

■ Síndrome Jonguitud

■ Los bobonos

■ Ambiente enrarecido

El segundo año de Felipe Calderón en Los Pinos ha sido pródigo en escándalos. Recordemos el Ivangate: el hoy secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, aprovechaba su influencia como funcionario para obtener contratos de Pemex. Enseguida, el de la Lotería Nacional: su director, Francisco Yáñez, otorgó un contrato por 40 millones de pesos al presidente del Panal, Jorge Kahwagi, en forma irregular. Luego, se descubrió que el director general de la CFE, Alfredo Elías Ayub, asignó un contrato por 16 mil millones de dólares a la empresa Repsol para el suministro de gas peruano, en circunstancias un tanto sospechosas. También en el ámbito cultural hubo tolvanera: el director del Conaculta, Sergio Vela, fue encuerado por incurrir en gastos no justificados. En días recientes se ha reabierto el expediente de Unefon: el ex presidente de la Cofetel, Javier Lozano, hoy secretario de Trabajo y ministro plenipotenciario para Asuntos del Lejano Oriente –es el del chinogate–, autorizó un pago por 500 millones de pesos a la compañía del grupo Salinas Pliego, justamente en los últimos días del minifoximato en condiciones muy raras. Y apenas la semana pasada levantó ámpula la noticia de que fuentes del gobierno habían soplado información a los casabolseros sobre el bobono de Pemex, con 12 días de anticipación, ése que mediante la inversión de sólo 100 pesos nos convertiría a los mexicanos en millonarios petroleros. En ningún caso, que se sepa, ha actuado la Procuraduría General de la República, ni siquiera para abrir una averiguación. Sin embargo, la justicia del calderonismo ayer tuvo un destello: destituyó fulminantemente a un empleado menor del equipo de logística de Los Pinos –ni siquiera es importante mencionar su nombre–, después de que el gobierno de Estados Unidos abrió una investigación en su contra. Cometió un terrible delito en Nueva Orleáns, cuando trabajaba en los preparativos de la reunión Bush-Calderón. ¿Cuál delito? Aparentemente –¡qué horror!– se embolsó seis celulares usados.

Síndrome Jonguitud

Algunos medios han venido especulando sobre un supuesto conflicto entre el secretario general del SNTE, Rafael Ochoa Guzmán, y la propietaria del sindicato, la miss Gordillo. No tiene fundamento el rumor. En cambio, lo que sí es cierto es que la miss está dando muestras de una especie de paranoia que la hace temer un golpe de Estado como el que ella asestó a su mentor, Carlos Jonguitud, quien alguna vez también creyó que sería el lider vitalicio de la organización. Ochoa no es de los que pudieran atreverse a disputarle algo a la controvertida mujer. Está demasiado comprometido con ella como para encabezar una sublevación. El síndrome Jonguitud que padece la ha llevado a no convocar a congresos seccionales y a integrar al comité ejecutivo sólo a sus incondicionales.

[email protected] Populi

Asunto: los bobonos

No podría decir que me sorprende lo escrito en tu columna (Los “bonos ciudadanos” de Pemex), pues para los que tenemos un poco de sentido común era lo suficientemente obvio quiénes serían los beneficiarios, pero sí da coraje, es lo menos que podemos sentir. Les propongo que mandemos un mail a los señores que estaban enterados desde antes del negocio pidiéndoles que nos inviten al festín. Y quizá les aplique lo que dice el espot del Consejo de la Comunicación: corruptos.

Gustavo Ramírez Luna/estado de México

R: Los bobonos de Pemex son otro paso encaminado a la privatización de la petrolera. Así sucedió con los bancos: la invasión del capital extranjero fue gradual hasta que se quedó con todo el aparato financiero del país.

Asunto: el ambiente está enrarecido

Petróleo, gas, gasolina, petroquímicos, son productos altamente volátiles y están en manos de políticos pirómanos. Sólo hace falta encender un cerillo. Imagínate, la encargada de la Secretaría de Energía se llama Georgina Kerosén y el encargado del petróleo Jesús Rey Herodes. ¿Quién será el Nerón que quiera ver cómo se incendia el país entero mientras toca su lira? Basta de empecinamientos y vamos haciendo espacio a la civilidad y al diálogo abierto.

Margarito Ríos/Distrito Federal

R: Juegan con fuego porque conocen la abnegación infinita de los mexicanos. Aguantamos todo… o casi.

Asunto: recuperó su dinero

Quiero agradecerle que en la edición de ayer nuestro periódico, La Jornada, en nuestra columna Dinero, haya publicado mi queja en torno a descuentos indebidos de Santander, por un crédito de nómina. Ayer mismo, a las 13.30, me llamó el licenciado Jorge Galicia Rodríguez, del Corporativo Santander, para comunicarme una solución favorable a mi queja, y se comprometió a que, cuando más a las 20 horas, me depositarían el importe de los descuentos indebidos más intereses. A las 14.30 me llamó la señora Lucelina Rizo González, de la sucursal Perisur, para notificarme que me han abonado el mencionado importe. Es muy grato comprobar que su columna no sólo da voz a quienes no podemos pagar espots televisivos en horarios triple A, sino que además hace la chamba de la Condusef.

Profesor José Tenorio Fabián/Distrito Federal

R: Felicidades, celebro que haya recuperado su dinero tan rápido.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.