Usted está aquí: viernes 21 de diciembre de 2007 Opinión Dinero

Dinero

Enrique Galván Ochoa
[email protected] • Regístrese en el foro: http://dinero.tv/mexico/index.php

Hoy anuncian el aumento de bolillo y medio

Los pasos de Pazos

Varada en Venecia

El cuento del descuento

En el gabinete de todos los gobiernos del mundo suele existir un funcionario que se encarga del trabajo sucio. En el calderonismo parece que encontraron en Javier Lozano a un personaje despojado de escrúpulos, que es el adecuado para cualquier ocasión. Tiene a su cargo el ministerio de Asuntos del Lejano Oriente, a partir de que el deslenguado chino detenido en Estados Unidos lo acusó de amenazarlo con el “copela o cuello”. También desempeña funciones de líder de la camorra panista cuando se trata de golpear al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard. Hoy actuará en funciones del papel que oficialmente tiene asignado en el organigrama: secretario del Trabajo. Le tocará anunciar –cuando la gente está distraída en las festividades prenavideñas– el miserable aumento al salario mínimo, que apenas alcanzará para comprar un bolillo y medio. Hay que ganarse la vida de algún modo, sólo que a Lozano le ha tocado la peor manera. ¿Será que la disfruta?

Los pasos de Pazos

Un grupo de empleados de la Condusef se queja airadamente contra su presidente, Luis Pazos. Lo acusa de maniobrar para quitarles una de las prestaciones más importantes: el servicio médico. Tanto que criticó en sus libros a los gobiernos priístas y ha resultado –Pazos– peor que cualquier priísta, dicen. Pazos fue denunciado el sexenio pasado ante la PGR, cuando fungía como director de Banobras, por haber financiado –presuntamente con dinero público– la publicación de su libro Los jardines secretos de Dios. La Zebra lo encubrió, pero lo imperdonable no es el peculado, sino haber usado el nombre de Dios en un pésimo libro.

[email protected] Populi

Asunto: el nip

Sólo una precisión respecto del tema que planteó ayer Cecilia Ruiz, del Distrito Federal, acerca de las nuevas terminales para tarjetas de débito en que te piden digitar tu nip. Aunque son un mecanismo muy seguro también puedes ser víctima de fraude. Yo vivo en Canadá y recientemente arrestaron a una banda que cambiaba la terminal, sin que los empleados de las tiendas lo notaran, por otra que trasmitía a los malhechores la información registrada en la tarjeta. Aquí te mando un link en Internet que, aunque algunas cosas no apliquen en México, por la diferencia de leyes, hay tips que serviran a tus lectores para protegerse de fraudes:

www.ic.gc.ca/epic/site/oca-bc.nsf/en/ca01832e.html

Miguel Veloz/ Surrey

R: Lástima que está en francés e inglés, los idiomas oficiales de los canadienses, pero, por lo que entendí, contiene muy buenos consejos para protegerse de los fraudes. ¿Por qué a los inútiles de la Condusef no se les ocurrirán cosas así?

Asunto: cabellera contra cabellera

Si lo que se puede evaluar se puede mejorar, propongo que la UNAM o el Ceneval les haga una evaluación de conocimientos a la profesora Elba Esther Gordillo y a la licenciada Josefina Vázquez Mota. El SNTE contra la SEP.

La que no apruebe, que se vaya.

Benigno Martínez-Meneses/ Distrito Federal

R: Ninguna aceptaría irse, ninguna querrá soltar la billetiza. Propongo una variante: un encuentro máscara contra cabellera. ¿Qué no es máscara la de la miss? Chispas, mil disculpas. Entonces que sea cabellera contra cabellera. A la que pierda la rapamos.

Asunto: varada en Venecia

Me robaron mis documentos en Milán estando de vacaciones, entre ellos mi tarjeta de Scotiabank-Inverlat. Reporté la pérdida dos horas después para bloquear la cuenta y solicité algún medio para disponer de efectivo durante el viaje. Me la hacen muy larga y cansada, de tal forma que no podré tener dinero. Además no hay forma de saber si el ratero utilizó mi tarjeta, pues no me quieren decir cuál es mi saldo. Ya hice múltiples llamadas a Visa y al banco en cuestión y nada de nada. ¿Para qué pagamos tanto por los servicios bancarios si a la hora de la verdad no nos pueden ayudar en nada? ¿Qué puedo hacer? A pesar de todo, Venecia en invierno, con muy pocos turistas, es encantadora.

Sonia Bufi/ Distrito Federal

R: Bambina: ¿es una queja o nos estás presumiendo? Con tarjeta o sin tarjeta, una de las mejores cosas que te pueden suceder en la vida es quedarte varada en Venecia. Gózalo. Te envío el buzón del ombudsman de Scotiabank, licenciado Carlos Verduzo.

Asunto: el descuentito

Considero importante recalcar el mensaje que Calderón hizo público, subrayando la rebaja sustancial en las casetas de las autopistas: “Quiero antes de finalizar y proceder a dar el banderazo al operativo Guadalupe-Reyes, el operativo de seguridad de esta temporada vacacional 2007, instruir aquí al secretario de Comunicaciones y Transportes y al director de Caminos y Puentes Federales para que, en coordinación con la Secretaría de Hacienda, me presenten a la brevedad un esquema en el que podamos reducir sustancialmente el costo de las casetas en las autopistas federales…” ¿Los cinco pesotes promedio representan una reducción sustancial?, ¿en dónde? Sólo en un país imaginario: calderolandia.

Leonardo Moctzuma/ Cocoyoc

R: Mi estimado doctor: resultó un cuento lo del descuento. Es mejor que vayamos tomando conciencia de algo porque todavía faltan cinco años: Calderón y los panistas en general piensan en pequeño, excepto cuando se trata de ellos mismos y sus cuates.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.