Ojarasca 121  mayo 2007


 
27 aos. rodilla
 

Simple pesadilla por Atenco
 

Saúl Ibargoyen


Al pueblo de San Salvador Atenco, 
brutalmente asaltado por "las fuerzas del orden" en mayo 2006 
1. 

El hombre Juan miró el fragor de aquel cielo:

caudas de aire azulsucio expulsaban sus pálidos ojos.

Las nubes eran ubres de piedra opacada

con estrías de súbitos blancores:

no había jinetes sobre caballos oscurecidos

en medio del simple amanecer:

no había ruidos de dientes petrificándose

ni vísceras de flores descompuestas:

nada había

más que un cúmulo de sombras

y desaseadas transparencias

con sus pelos mojados

como raíces de negror insuficiente:

nada más que fragmentos de otras bocas

no palabras ni estallantes sílabas

entre melodías putrefactas:

ni olores a ombligo partido

ni excitados cuchillos hurgando

vientres desprotegidos y de ácido temblor.

Nada ni palos o garrotes

ni escudos de turbia cristalería

o gritos como coágulos chorreando

brutales sustancias en calles y banquetas.

Ni carros de guerra entre moscas de metal delirante

lastimando el humo desayunero

la grasa alimentaria el primer sudor:
 
 

violentando maderas y almohadas

y asesinando huesos ventanas cortinas.
 
 

El hombre Juan miró

hacia la cáscara renegrida de aquel cielo:

harapos de luz se descolgaban

como banderas de sangre resurrecta.
 

 

2.

Un hombre Juan

estuvo en un sitio aplastado

por las cenizas de aquel cielo negro:

ya no mira lo que miró.

Otro un hombre Pedro

levanta un pie como un garrote

como un hacha de tela de cuero de fierro de hule:

cae la pierna en seguimiento

del inicio agresivo:

cae golpea machaca castiga

lastima lesiona quebranta

dulces entrepiernas torsos dormidos

narices sorprendidas omóplatos fatigados

tenues cartílagos

pelos de arriba y pelos de abajo

secretas verrugas lunares ofuscados

y tripas y cacas expulsadas

de íntimas camisas y pantalones desmadrándose.
 
 

El otro un hombre Pedro

contempla el sembradío de fuego

la milpa de humos y gases oxidados

el movimiento de un caudal

de sangre endureciéndose:

contempla el simple hueco

de la bala enterrada

el cráneo entreabierto

con sus cremas grises y sus babas.
 
 

Voces sin aire llegan

gestos en cristales muertos

voznadas de sórdida energía

pútrido silencio donde los dioses naufragan

palabras en lenguas polvorientas

mensajes de corrupta paz

y estandartes mancillados.
 
 

Un hombre Pedro

limpia con sus manos y sus trapos

la bragueta de sémenes triunfantes

las botas ennegrecidas de jóvenes sangrazas

los palos destructores de cabezas

las armas de extranjero metal

hediondas y asesinas:

un hombre Pedro multiplicado

en tres mil Pedros tal vez

y en Vicentes Wilfridos Davides

Alejandros Enriques Ardelios:

todos sí ahora mirando mirándose

en el cumplido sueño de la bestia peor.
 

Saúl Ibargoyen nació en 1930 en Montevideo, Uruguay. Radicado en México desde hace muchos años, es autor de unos 50 libros de poesía, novela, cuento, ensayo, traducciones y antologías latinoamericanas. Edita la Revista Mexicana de Literatura Contemporánea. Ángel Rama lo ubicó en la "generación de la crisis" de Uruguay.


regresa a portada