A partir del alzamiento del Ejército  Zapatista de Liberación Nacional en 1994, miles de personas de sus bases de apoyo se han visto forzadas a desplazarse de sus comunidades, dejando sus tierras, animales, bienes, vivienda, trabajo, y han sufrido violaciones graves a sus derechos fundamentales
 
n

Existen más de 12 mil desplazados internos de guerra zapatistas en Chiapas. Las mujeres y los niños son, en este conflicto, los más vulnerables y vulnerados. Las niñas y los niños menores de cinco años y las mujeres embarazadas y/o lactantes suman el 35% de la población desplazada. Más de 11.2% de los niños que nacen en los campamentos de desplazados, mueren antes de cumplir los 5 años

n

El Comité Internacional de la Cruz Roja, cuyo mandato de 1998 era cubrir el 80% de las necesidades alimentarias de la población desplazada de Chenalhó, (objetivo nunca cumplido a cabalidad, por la carencia de proteínas en sus raciones) a partir del año 2001 redujo a la mitad, y posteriormente a la cuarta parte, la cantidad de alimentos que debía proporcionar. En diciembre del 2003 esta ayuda dejó de existir. La suspensión del apoyo alimentario ha ocasionado severos daños a la salud materno-infantil, y nuestros reportes recientes arrojan un incremento alarmante en la desnutrición de tercer grado que alcanzó el 10.4%, mientras que la de segundo grado llegó al 46.6%; sólo el 7% de los menores tuvo un peso normal para su edad

n

Los desplazados zapatistas hoy día ni siquiera cuentan con el reconocimiento por parte de las autoridades estatales y federales de su calidad de Desplazados Internos de Guerra

n

El desplazamiento forzado altera de manera grave el vínculo que los pueblos indios mantienen con su territorio.

foto

MAS
INFORMACION

CORREO ELECTRONICO

Cuando se despoja al pueblo de su tierra, se atenta contra su vida, sus organizaciones, y su capacidad productiva y creativa.

n

El Fideicomiso para la Salud de los Niños Indígenas de México "Fideo", fundado en el año de 1990 por Ofelia Medina, Francisco Toledo y Yolanda García y de Montanaro, y cuyo trabajo en Chiapas data de enero de 1994, ha establecido en Chenalhó desde 1998, a raíz de la masacre de Acteal, un Programa de Nutrición que incluye la instalación, mantenimiento y operación de cocinas colectivas comunitarias a cargo de nutriólogas bilingües, beneficiando diariamente a más de 1500 mujeres gestantes y lactantes, niños menores de 5 años y estudiantes de primaria y sus promotores de educación

n

Las demandas de los desplazados: 

1. Cumplimiento de los acuerdos de San Andrés
2. Que los gobiernos estatal y federal, creen condiciones para asegurar el retorno a sus comunidades de origen
3. Pago de pérdidas, indemnización y reparación de daños
4.  Castigo a paramilitares

n


NO LOS DEJEMOS SOLOS,
PARTICIPEMOS EN LAS JORNADAS DE RESISTENCIA, para extender los programas del Fideo a [email protected] los más de 12 mil desplazados internos de guerra zapatistas en Chiapas.

n

Comprométete con estas acciones. Si 3000 personas como tú, depositan 100 pesos mensuales, lograremos que nuestro Programa comprenda a todas las mujeres gestantes y lactantes, niñas y niños menores de 5 años, ancianos, estudiantes de primaria y sus promotores en los campamentos de desplazados de todo el estado de Chiapas; así su resistencia se transformará gracias a tu participación. 

Jornadas de Resistencia