279 ° DOMINGO 27 DE ABRIL DE 2003
Elecciones 2003: la mayoría en juego
La batalla
por los distritos

MARIA EUGENIA VALDES VEGA*

Los resultados electorales en 141 de los 300 distritos –donde la competencia es cerrada entre PRI y PAN– serán cruciales para la transición política en México. De ellos dependerá la configuración de la nueva Cámara de Diputados y, en consecuencia, la posibilidad de que el gobierno foxista realice las reformas que no ha podido hacer “por culpa de la oposición”. El PRD es contendiente de cuidado en 70 distritos, pero su fuerza electoral sigue concentrada en unas cuantas entidades. El PRI –sostiene la autora– todavía tiene músculo electoral. La incógnita, que se despejará en los comicios de julio, es cuántos electores seguirán fieles a un partido que ya no tiene la Presidencia de la República

Ilustración de Ricardo PeláezNINGUNA INSTITUCION POLITICA en México estaba realmente preparada para el arribo de un partido distinto del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al Poder Ejecutivo federal. La indefinición en el nuevo régimen político se manifiesta en la ausencia de reglas precisas de funcionamiento; en cierto modo, los actores políticos, especialmente los principales partidos, han tenido que reinventarse. Por casi dos años, el PRI, el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) han estado en un proceso de reacomodo interno más o menos crítico.

Al PAN le costó asumir su nueva posición gobernante, y los conflictos entre la Presidencia y el partido derivados de la composición del gabinete foxista –donde prácticamente no incorporó a panistas– ocasionaron fricciones y desencuentros. Dados los múltiples compromisos contraídos en la campaña electoral con sectores y grupos sociales de intereses opuestos entre sí, las acciones emprendidas por el Presidente de la República causaron malestar entre muchos de quienes apoyaron su candidatura dentro y fuera del PAN, y su desgaste político ha sido evidente.

Al PRD le llevó mucho tiempo superar su inicial y mayúscula crisis después del 2 de julio. A pesar de que su candidato a jefe de Gobierno del Distrito Federal ganó la elección de 2000 y su vínculo con las organizaciones sociales es fuerte en muchos lugares por su reivindicación de las causas populares, el PRD se paralizó durante casi dos años debido a sus conflictos internos y la confusión ideológica que afloró tras la caída del régimen priísta.

El PRI, por su lado, retuvo gran parte de su poder político no nada más por su peso en el Congreso de la Unión, sino porque continuó gobernando la mayoría de las entidades; conservó su fuerza electoral especialmente en las zonas marginadas, y obtuvo buenos resultados en las elecciones locales posteriores a julio de 2000. A pesar de que sobrevivió a la pérdida de la Presidencia de la República mucho mejor de lo que se esperaba, entró en una crisis interna cuya magnitud y costos son todavía difíciles de evaluar.

Pero no obstante los conflictos por los que atraviesan estos tres partidos, ellos concentran las preferencias electorales de los ciudadanos en México, tienen mayores recursos económicos debido a sus porcentajes de votación y reclutan a los principales cuadros políticos del país. Por eso resulta importante analizar la situación que guarda la competencia entre ellos en los 300 distritos en que se divide la República Mexicana para la elección de los diputados de mayoría relativa.

En nuestro país, este tipo de elecciones es el más confiable para medir la fuerza electoral de los partidos políticos por varios motivos: primero, porque se cuenta con la información sistematizada de los resultados de la última década; segundo, porque su organización es responsabilidad de una institución federal (el Instituto Federal Electoral) y por eso quedan relativamente fuera del juego de poder interno en los estados; y tercero, debido probablemente a que los diputados federales tuvieron un papel secundario en la toma de decisiones políticas en México durante el régimen priísta, en este tipo de elecciones pesaron menos, hasta ahora, tanto la figura de los candidatos como la influencia de las campañas electorales.

Así, aun cuando las elecciones de diputados federales uninominales comienzan apenas a ser realmente interesantes por la trascendencia política de estos actores en el nuevo régimen democrático, han sido ya muy importantes para observar las tendencias electorales en México en la larga etapa de transición entre 1979 y el 2000, donde el dato relevante fue el constante deterioro de los porcentajes de votación del PRI.

En las últimas tres elecciones de este tipo es evidente que muchos ciudadanos no votaron por el PRI y fortalecieron principalmente al PAN y al PRD, con la particularidad de que en 1997 el favorecido fue el perredismo y en 2000 fue el panismo.1 (Cuadro 1).

C.1. Resultados de las elecciones de diputados 
federales (1994, 1997 y 2000)

Partidos y
alianzas

PAN-AC

1994
Votos

8,802,665

%
 

25.77

1997
Votos

7,775,618

%
 

26.6

2000
Votos

14,227,340

%
 

39.18

PRI 17,175,212 50.28 11,427,548 39.1 13,734,140 37.82
PRD-AM 5,707,238 16.71 7,516,456 25.72 6,954,016 19.15
OTROS 2,473,589 7.24 2,507,646 8.58 1,400,714 3.86
TOTAL 34,158,704 100 29,227,268 100 36,316,210 100

Fuente: Instituto Federal Electoral

Los comicios de 1997 y 2000 fueron realizados después de la reforma política de 1996, la cual produjo un nuevo diseño geográfico de los distritos electorales y logró la plena autonomía del IFE respecto del Poder Ejecutivo; así, es posible sostener que fue en ellos donde se concretó la posibilidad real de la alternancia política. Para este trabajo se promediaron los porcentajes de votación obtenidos por el PRI, PAN y PRD en los 300 distritos en esas dos elecciones2 y posteriormente se clasificaron de acuerdo con los siguientes criterios:

• PAN gana.
• Competencia PRI-PAN; el PRI gana.
• PRD gana.
• Competencia PRI-PRD; el PRI gana.
• PRI gana con más de 50%.
• PRI compite con la oposición PAN-PRD dividida; gana el PRI.
 
Distritos donde gana el PAN
Hay 89 distritos en los cuales el PAN obtuvo porcentajes mayores a los del PRI al promediar las dos últimas elecciones federales. Estos distritos podrían denominarse “panistas”, puesto que la mayoría –salvo algunos que se ubican en el DF y Morelia– están en entidades donde ese partido ha tenido gran influencia, por lo menos en la última década: Puebla, Guanajuato, Jalisco, Baja California y Nuevo León. El estado de México es el que tiene más distritos de este tipo. (Cuadro 2).

C.2. Distritos donde el PAN vence al PRI
(1997-2000)

ENTIDAD DISTRITOS TOTAL CABECERAS
CHIAPAS 9 1 Tuxtla Gutiérrez
OAXACA 8 1 Oaxaca 
VERACRUZ 12, 14, 16 3 Veracruz, Boca de Río, Córdoba
PUEBLA 6, 9, 10, 11, 12 5 Puebla (6, 9, 11 y 12), Atlixco
SAN LUIS POTOSI 2, 5 2 Soledad de G. S, San Luis Potosí
YUCATAN 3, 4 2 Mérida (3 y 4)
GUANAJUATO 3, 5, 6, 7, 8, 10, 12, 13, 14, 15 10 León (3, 5 y 6), San Fco. del Rincón, Salamanca, Apaseo, Celaya, V. de Santiago, Acámbaro, Salvatierra
QUERETARO 3, 4 2 Querétaro (3 y 4)
DURANGO 5 1 Victoria de D.
QUINTANA ROO 1, 2 2 Cancún, Chetumal
MICHOACAN 10 1 Morelia
MORELOS 1, 2 2 Cuernavaca, Yautepec
MEXICO 1, 4, 5, 6, 7, 8, 10, 14, 19,20, 21, 22, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 33, 34 22   Atlacomulco, Nicolás Romero, Teotihuacán, Coacalco, C. Izcalli, Tultitlán, Ecatepec, Atizapán de Z., Tlalnepantla, Nezahualcóyotl (20, 28, 29, 30 y 31), Naucalpan (21, 22 y 24), Chimalhuacán, Toluca, Metepec, Chalco de Díaz, Toluca
COLIMA 1 1 Colima
JALISCO 2, 3, 15, 16, 17, 19 6 Lagos de Moreno, Tepatitlán, La Barca, Tlaquepaque, Jocotepec, Cd. Guzmán
SONORA 1, 2, 3, 5 4 S.L. Río Colorado, M. de Kino, Hermosillo (3 y 5)
CHIHUAHUA 6, 8 2 Chihuahua (6 y 8)
AGUASCALIENTES 2, 3 2 Aguascalientes (2 y 3)
COAHUILA 3, 4, 6 3 Monclova, Saltillo, Torreón
BAJA CALIFORNIA 2, 3, 4, 5, 6 5 Mexicali, Ensenada, Tijuana (4, 5 y 6)
NUEVO LEON 1, 3, 4, 6, 7, 8, 10, 11 8 Sta. Catarina, S. Nicolás D.L.G. (3 y 4), Monterrey (6, 7 y 10), Guadalupe (8 y 11)
DISTRITO FEDERAL 2,10, 15, 21 4 GAM, Miguel Hidalgo, B. Juárez, Álvaro Obregón

Con datos del Instituto Federal Electoral

El PAN tiene un porcentaje promedio superior a 50% en los dos distritos de Mérida, el cuatro de Querétaro, Nicolás Romero y Metepec en el estado de México, Ciudad Guzmán en Jalisco, el tres de Hermosillo, y los de Nuevo León correspondientes a Santa Catarina, el 4 de San Nicolás de los Garza, seis y 10 de Monterrey, y los dos distritos de Guadalupe. Adicionalmente, mantiene una competencia muy cerrada con el PRI en 52 distritos en los cuales obtuvo un porcentaje promedio de más de 30% de los votos y es el segundo partido, casi sin ninguna otra opción, frente al priísmo.

Estos distritos se distribuyen en 20 entidades, especialmente en los estados de Veracruz, México, Jalisco, Chihuahua y Coahuila (Cuadro 3). En casi todos la distancia entre el PAN y el PRI es de menos de tres puntos porcentuales; son los casos de Orizaba y Cosamaloapan, en Veracruz; San Martín Texmelucan, Puebla; seis de San Luis Potosí, SLP; San Miguel de Allende y Guanajuato, Guanajuato; Gómez Palacio, Durango; Zumpango, Huixquilucan, Valle de Chalco, 15 y 16 de Tlalnepantla, estado de México; Tampico, Tamaulipas; 14 de Guadalajara, Jalisco; Delicias, Chihuahua; cinco de Torreón, Coahuila; y uno de Mexicali, Baja California.

C.3. Distritos de competencia PRI-PAN
donde gana el PRI (1997-2000)

ENTIDADES DISTRITOS TOTAL CABECERAS
OAXACA 1 1 Tuxtepec
VERACRUZ 3, 13, 15, 17 4 Tuxpan, Huatusco, Orizaba, Cosamaloapan, 
PUEBLA 5, 7, 15 3 S.M. Texmelucan, Tepeaca, Tehuacán 
SAN LUIS POTOSI 3, 6 2 Río Verde, San Luis Potosí
ZACATECAS 5 1 Juchipila
MICHOACAN 4 1 Jiquilpan 
GUANAJUATO 2, 4, 9 3 San Miguel de A., Guanajuato, Irapuato
QUERETARO 1, 2 2 Cadereyta, San Juan del Río
DURANGO 2, 3 2 Gómez Palacio, Lerdo
SINALOA 2, 6, 7 3 Los Mochis, Mazatlán, Culiacán
MEXICO 2, 3, 15, 16, 18, 23, 32 7 Zumpango, Sn. Felipe del P., Tlalnepantla (15 Y 16), Huixquilucan, V. de Bravo, V. de Chalco
TAMAULIPAS 1, 4, 8 3 Nuevo Laredo, Matamoros, Tampico
COLIMA 2 1 Manzanillo 
JALISCO 6, 10, 12, 14, 18 5 Zapopan (6 Y 10), Guadalajara (12 Y 14), Autlán 
CHIHUAHUA 1, 2, 3, 4, 5, 9 6 Nuevo Casas G., Cd. Juárez (2, 3 Y 4),  Delicias, Parral
AGUASCALIENTES 1 1 Jesús María 
BC-SUR 1 1 Santa Rosalía 
COAHUILA 1, 2, 5, 7 4 Piedras Negras, San   Pedro, Torreón, Saltillo
BAJA CALIFORNIA 1 1 Mexicali
NUEVO LEON 2 1 Apodaca

Con datos del Instituto Federal Electoral

Si se suman estos 52 a los 89 donde gana, el panismo compite muy cerradamente con el PRI en 141 distritos, que representan 47% del total. Los resultados en estos distritos serán cruciales para la transición política en México, pues del perfil electoral que se configure en ellos dependerá que el PAN pueda afirmarse en el Poder Ejecutivo.

Distritos donde gana el PRD
Los 41 distritos en los que el PRD resulta vencedor al promediar los porcentajes obtenidos en 1997 y 2000 están distribuidos en sólo seis entidades, y muy especialmente en Michoacán y el Distrito Federal. En la mayor parte de estos distritos el PRD compite primero con el PRI y secundariamente con el PAN; a ambos los derrota con votaciones de alrededor de 40%. En el distrito cinco de Zamora, Michoacán, y en cinco más del DF (tres de Azcapotzalco, 12 de Cuauhtémoc, 14 de Iztacalco, 24 de Coyoacán y 30 de Tlalpan) la competencia cerrada es con el panismo (Cuadro 4). Pero más de la mitad de los distritos que el PRD puede ganar están en la capital del país, donde la tendencia descendente del priísmo parece inexorable.

C.4. Distritos donde vence el PRD
(1997-2000)


ENTIDAD  DISTRITOS TOTAL  CABECERAS
GUERRERO 
HIDALGO
VERACRUZ
MICHOACAN
2, 5, 10
5
22 
2, 5, 6, 7, 8, 9, 11, 12, 13 
3



 
Taxco, Tlapa, Acapulco 
Tula 
Coatzacoalcos 
Puruándiro, Zamora, 
Cd. Hidalgo, Zacapu, Morelia (8), Uruapan, Tacámbaro, Apatzingán, Lázaro Cárdenas 
SONORA 
DISTRITO FEDERAL 

1, 3, 4, 5, 6, 7, 26,
8, 9, 11, 12, 13, 
14, 16, 17, 18, 19, 
20, 22, 23, 24 25,
26, 27, 28, 29, 30 
 1   Cd. Obregón
GAM (1, 4, 6 y 7),  Azcapotzalco (5 y 3), Cuauhtémoc (8 y  12), V. Carranza (9 y 11), Iztacalco (13 y 14), Alvaro Obregón (16), Cuajimalpa, Iztapalapa (18, 19, 20, 22 y 25), Coyoacán (23 y 24), Magdalena Contreras, Tláhuac, Xochimilco, Tlalpan (29 y 30) 

Con datos del Instituto Federal Electoral

Tal concentración de votos no es buena señal. Además, el PRD tiene una posición vulnerable porque sus promedios porcentuales no son abrumadoramente altos: de los 41 distritos donde ha ganado, únicamente tiene porcentajes promedio mayores de 45% en Tlapa, Guerrero; Puruándiro, Apatzingán y Lázaro Cárdenas, Michoacán; y Tláhuac y Xochimilco, en el Distrito Federal. No obstante, compite con una oposición dividida del PAN y PRI en la mayor parte de estos distritos, y particularmente en los 26 ubicados en el DF. También tiene posibilidades de triunfo en otros 29 distritos en los que se enfrenta al PRI con promedios de más de 30%. Están repartidos en 10 estados, la mayoría localizados en Guerrero, Veracruz y Tabasco (Cuadro 5). De estos distritos, el PRD es altamente competitivo –el PRI lo rebasa con menos de tres puntos porcentuales– en Tapachula, Chiapas; José Azueta (Zihuatanejo) e Iguala, Guerrero; Atotonilco y Pachuca, Hidalgo; Cárdenas y Comalcalco, Tabasco; La Piedad y Zitácuaro, Michoacán; Ciudad Madero, Tamaulipas; y Navojoa, Sonora.

C.5. Competencia PRI-PRD, gana el PRI (1997-2000)


ENTIDAD DISTRITOS TOTAL CABECERAS
CHIAPAS 11, 12 2 Huixtla, Tapachula
OAXACA 5, 6, 11 3 Tehuantepec, Tlaxiaco, Pinotepa Nacional
GUERRERO 1, 3, 4, 7, 8, 9 6 Coyuca de C., José Azueta, Iguala, Chilpancingo, Ometepec, Acapulco
HIDALGO 3, 6, 7 3 Atotonilco, Pachuca, Tepeapulco
VERACRUZ 5, 6, 19, 21 4 Poza Rica, Papantla, S. Andrés Tuxtla, Cosoleacaque
TABASCO 2, 3, 4, 5 4 Cárdenas, Comalcalco, Villahermosa, Macuspana
MICHOACAN 1, 3 2 La Piedad, Zitácuaro
MORELOS 3, 4 2 Cuautla, Jojutla
TAMAULIPAS 7 1 Cd. Madero
SONORA 4, 7 2 Guaymas, Navojoa

Con datos del Instituto Federal Electoral

Si se suman los 41 donde gana y los 29 donde podría ganar, el PRD cuenta con posibilidades de triunfo en 70 de los 300 distritos electorales, 23.33% del total. Si bien es un número modesto, las perspectivas del PRD para esta contienda son optimistas ya que puede capitalizar el descontento ciudadano ante los escándalos del financiamiento de las campañas del PAN y el PRI en el 2000, y la creciente popularidad del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador.

Distritos donde gana el PRI
Ilustración de Ricardo PeláezAquí podemos agrupar, primero, los distritos donde el PRI conserva un promedio de votación mayor a 50%. Son 32 –10.67% del total– ubicados en 12 entidades, aunque se concentran en cuatro de las más marginadas (Chiapas, Oaxaca, Puebla y Yucatán); sólo la tercera parte de ellos se encuentran en el norte del país (Cuadro 6). En algunos de estos distritos el PRI tiene un porcentaje promedio de votación de alrededor de 60%. Son los que tienen cabeceras en Acatlán y Zacatlán, Puebla; Ocosingo y Comitán, Chiapas; Valladolid y Ticul, Yucatán; y Papasquiaro, Durango. En varios de estos distritos tiene competencia con PAN y PRD, pero los altos porcentajes que tiene y la distancia que lo separan de sus más cercanos contendientes hacen muy difícil el triunfo de otros partidos.3

C.6. Distritos donde gana el PRI con más de 50% del promedio de votación (1997-2000)


ENTIDAD DISTRITOS TOTAL CABECERAS
CHIAPAS 1, 2, 3, 5, 8, 10 6 Palenque, Pichucalco, Ocosingo, San Cristóbal DLC, Comitán, Motozintla
OAXACA 2, 4, 7, 10 4 Teotitlán, Ixtlán de J., Juchitán, Miahuatlán
VERACRUZ 9 1 Perote
PUEBLA 1, 2, 3, 4, 8, 13, 14 7 Huauchinango, Zacatlán, Teziutlán, Libres, Cd. Serdán, Acatlán, Izúcar de M.
TABASCO 1 1 Frontera
YUCATAN 1, 2, 5 3 Valladolid, Progreso, Ticul
DURANGO 1 1 S. Papasquiaro
NAYARIT 1, 3 2 S. Ixcuintla, Compostela
SINALOA 3, 5 2 Navolato, Culiacán
TAMAULIPAS 5, 6 2 Cd. Victoria, El Mante
CHIHUAHUA 7 1 Cuauhtémoc
NUEVO LEON 5, 9 2 Monterrey, Linares

Con datos del Instituto Federal Electoral 
 

También puede ganar con cierta facilidad otros distritos en los cuales se enfrenta a una oposición panista y perredista muy dividida, y cuenta con alrededor de 45% de los votos. Son 57 distritos que se reparten principalmente en los estados de México, Veracruz y Jalisco (Cuadro 7). Aunque donde parece tener mejores posibilidades, pues su promedio porcentual está sólo ligeramente abajo de 50%, es en los distritos con cabecera en Huejutla (Hidalgo), Pánuco (Veracruz), Matehuala (SLP), Dolores (Guanajuato), Guasave (Sinaloa), San Fernando (Tamaulipas) y el cuatro de Zapopan (Jalisco).

C.7. Distritos donde el PRI vence a la oposición dividida del PAN-PRD


ENTIDAD DISTRITOS TOTAL CABECERAS
CHIAPAS 4, 6, 7 3 Ocozocoautla, Chiapa de Corzo, Tonalá
OAXACA 3, 9 2 Huajuapan de L., Zimatlán 
GUERRERO 6 1 Chilapa
HIDALGO 1, 2, 4 3 Huejutla, Ixmiquilpan, Tulancingo
VERACRUZ 1, 2, 4, 7, 8, 10, 11, 18, 20, 23 10 Pánuco, Chicontepec, Alamo, Mtz. de la Torre, Misantla, Xalapa, Coatepec, Zongolica, Acayucan, Minatitlán
SAN LUIS POTOSI 1, 4, 7 3 Matehuala, Cd. Valles, Tamazunchale
ZACATECAS 1, 2, 3, 4 4 Fresnillo, Sombrerete, Zacatecas, Guadalupe
TABASCO 6 1 Villahermosa
CAMPECHE 1, 2 2 Campeche, Cd. del Carmen
GUANAJUATO 1, 11 2 Dolores H., Pénjamo
DURANGO 4 1 Victoria de D.
TLAXCALA 1, 2, 3 3 Apizaco, Tlaxcala, Chiautempan
NAYARIT 2 1 Tepic
SINALOA 1, 4, 8 3 El Fuerte, Guasave, Mazatlán
MEXICO 9, 11, 12, 13, 17, 35, 36 7 Ixtlahuaca, Ecatepec (11, 13 y 17), Texcoco, Tenancingo, Tejupilco
TAMAULIPAS 2, 3 2 Reynosa, San Fernando
JALISCO 1, 4, 5, 7, 8, 9, 11, 13 8 Colotlán, Zapopan, Puerto Vallarta, Tonalá, Guadalajara (8, 9, 11 y 13)
BC-SUR 2 1 La Paz

Con datos del Instituto Federal Electoral 

Si sumamos los 32 distritos donde el PRI gana con más de 50% con los 57 donde se enfrenta a una oposición dividida, el priísmo tiene prácticamente asegurado el triunfo en 89 distritos, esto es, 29.67% del total.

Sin embargo, a pesar de que el PAN y el PRD compiten fuertemente con PRI en muchos de los 300 distritos federales y aun cuando el PRI obtuvo los peores resultados de su historia en las elecciones de 1997 y 2000, el ex partido oficial tiene promedios ganadores en 170 de ellos, es decir, 56.67% del total, lo que sin duda le da posibilidades de ser vencedor en los comicios del 6 de julio de 2003, con una demostración de fuerza que lo posicionaría muy favorablemente de cara a la elección presidencial de 2006. No obstante, debe subrayarse que en este análisis de porcentajes promedio se oculta la declinación de las preferencias de los electores por el PRI de una a otra elección, que resulta evidente si se observan por separado los resultados de 1997 y 2000.

Análisis prospectivo
Así pues, el punto de partida de la contienda de 2003 es una cerrada competencia entre el PRI y el PAN en un amplio número de los 300 distritos donde se elegirán diputados de mayoría; son 141 distritos si se suman los 89 donde el PAN gana y los 52 donde la competencia con el PRI es muy cerrada. Si el PAN ganara estos distritos, que representan 47% del total, el presidente Fox tendría una mayoría tal vez insuficiente para sacar adelante las reformas estructurales que ha prometido (todavía tendría que enfrentar la mayoría priísta en el Senado y al perredismo en las calles); políticamente, empero, sí tendría repercusiones importantes.

Por su parte, el PRD podría resultar usufructuario tanto del desgaste del gobierno federal panista como de la crisis interna del PRI y, en particular, tendría la posibilidad de atraer a los electores de las zonas más marginadas del país, que todavía votaron por el PRI en 2000 y para quienes el PAN no tiene una oferta política creíble.

En cuanto al PRI, sin duda que ha perdido su carácter hegemónico porque sólo en 32 distritos tiene porcentajes promedio mayores de 50%. Sin embargo, muestra una gran fuerza electoral a pesar de haber perdido la elección presidencial en 2000. Los distritos donde sus porcentajes promedio superan a los de sus contrincantes políticos son muchos más que aquellos donde está en minoría y tiene indudablemente un electorado fiel. No se sabe, empero, el número real de seguidores que votarán por el PRI ahora que ya no tiene el poder presidencial, y será hasta el próximo julio cuando quedará claro su futuro como partido.

NOTAS

1. En las elecciones federales intermedias de 1997 (llamadas así porque se realizan a mitad del sexenio presidencial), el PRD fue el beneficiario mayor del declive electoral del PRI, en gran medida por la exitosa campaña y triunfo de Cuauhtémoc Cárdenas en la primera elección de jefe de Gobierno en el Distrito Federal; en el año 2000, en cambio, el PAN fue sin duda el que lo hizo con la ayuda de los muchos Amigos de Fox que derrotaron al priísmo.

2. Aunque al obtener el promedio de los porcentajes del PAN, PRI y PRD en 1997 y 2000 no se puede saber cuál fue el resultado específico en cada una de estas elecciones, por las razones ya expuestas aquí se decidió que era el indicador más adecuado de la fuerza electoral real de estos tres partidos.

3. El PAN tiene más de 30% en Progreso, Yucatán; Navolato, Sinaloa; Cuauhtémoc, Chihuahua; y Linares y el distrito cinco de Monterrey, Nuevo León. El PRD supera el 30% y compite con el priísmo en los distritos de Motozintla, Chiapas; Juchitán, Oaxaca; y Frontera, Tabasco.

* Profesora-investigadora en la UAM-Iztapalapa, Departamento de Sociología