La Jornada 29 de agosto de 1996

Ataca el EPR en seis estados

Víctor Ruiz Arrazola, Guadalupe Ríos y Juan Balboa, corresponsales Ť El Ejército Popular Revolucionario (EPR) apareció la noche de ayer y la madrugada de este día en Chiapas y Oaxaca. En este último estado siete personas murieron en enfrentamientos en Bahía de Huatulco y la comunidad de Tlaxiaco.

Entre los muertos están tres policías municipales, dos presuntos miembros del EPR, un marino y un civil; a este último lo alcanzaron las balas disparadas por los rebeldes contra comercios y oficinas.

La madrugada de este jueves, el presidente municipal de Santa María Huatulco, Alfonso Carrasco Gómez, informó que en un enfrentamiento entre policías municipales y miembros del EPR resultó muerto un rebelde.

Por otra parte, el agente del Ministerio Público, Fernando Santiago Hernández, confirmó la muerte de dos personas más, un civil afuera de las oficinas del MP y un marino en la gasolinera de esta población.

En tanto, el gobierno de Oaxaca confirmó por medio de un comunicado de prensa la aparición del EPR en Tlaxiaco, donde un grupo de aproximadamente 20 personas fuertemente armadas inició una balacera contra la población; dos policías resultaron muertos y el comerciante José Felipe Montes se encuentra herido, asimismo reportó como desaparecido al policía preventivo José Guadalupe Cruz. En el trayecto los agresores abandonaron dos rifles AK-47.

En el centro turístico de Huatulco una columna de unos 15 integrantes del EPR irrumpió en el parque central de la localidad, procediendo a disparar al aire y contra los escaparates de los comercios. Una bala perdida impactó a un civil quien resultó muerto. Otra ráfaga disparada contra las oficinas del Ministerio Público mató al vendedor de artesanías Marcelo García, quien dormía a las puertas de ese local.

Mientras tanto, en Tuxtla Gutiérrez, el EPR, en su primera aparición pública en la entidad, bloqueó la carretera que comunica a esta capital con San Cristóbal de las Casas y ahí anunció que mantendrá su presencia en Chiapas, como respuesta a las movilizaciones del Ejército Mexicano en las comunidades indígenas.

Trascendió que en diversas zonas de los estados de México, Tabasco, Guanajuato y Guerrero se reportaron enfrentamientos entre efectivos del Ejército Mexicano e integrantes del EPR, sin que se conozcan los resultados de tales acciones, ni exista una versión oficial que confirme los hechos.

Distintas fuentes de información dieron a conocer lo anterior durante la madrugada de hoy, y señalaron que en dichos enfrentamientos los rebeldes utilizaron armamento de grueso calibre con la intención de hacer público y notorio el poderío con el que cuenta la agrupación guerrilera, así como su potencial militante y distribución geográfica.

Ante lo que se considera una reacción ``pragmática'' ante las declaraciones gubernamentales, en el sentido de que el EPR no es más que un grupo de gavilleros, la organización rebelde realizó distintos actos para mostrar su fuerza.

Además, de acuerdo con los trascendidos, la aparición de efectivos del EPR en distintas zonas geográficas de la república representan una manifestación en contra de ``los malos gobiernos'' de César Camacho Quiroz, Roberto Madrazo Pintado, Vicente Fox Quesada y Angel Aguirre Rivero, mandatarios de las entidades federativas donde se habrían realizado los operativos rebeldes.

``EL EPR existe en México y en Huatulco'', fue el grito con el que la columna de integrantes de esa organización entró en la plaza principal de ese centro turístico, disparando ráfagas de armas de alto poder al aire y contra las vitrinas de los comercios.

En los alrededores del fraccionamiento La Crucecita había otro número indeterminado de integrantes del EPR, quienes dispararon armas largas de alto poder inicialmente en las cercanías de la agencia del Ministerio Público del fuero común y a continuación se generalizaron los disparos de metralleta M1 y R15 por todo esta zona comercial y turística de Bahías de Huatulco.

Los hombres que se dejaron ver en el parque central de La Crucecita estaban vestidos con uniforme color verde olivo y con el rostro cubierto con pasamontañas.

Hasta el momento se ignora si se suscitó algún enfrentamiento con las policías Judicial Estatal y Federal destacamentadas en este centro.

Entre los turistas que aún se encontraban cenando en los diferentes establecimientos de este lugar, al principio consideraron, según sus testimonios, que se trataba de fuegos artificiales pero minutos después los invadió el nerviosismo y empezaron a correr para refugiarse en los locales cercanos.

Cuando representantes de medios de comunicación que se encontraban en la zona intentaron acercarse para imprimir placas fotográficas y solicitar información se les impidió que continuaran avanzando, disparando ráfagas hacia los puntos cercanos para intimidarlos.

Tanto en su llegada como en el retiro recalcaron que el EPR existe en Huatulco y en México. La estancia del grupo armado fue de aproximadamente 20 minutos de 0:20 a 0:40.

No fue posible determinar el número de personas que dispararon en los alrededores de La Crucecita pues estuvieron cubiertos entre el monte y en algunos edificios de las principales calles de la bahía. La salida de los miembros del EPR se realizó en un camión de carga el cual abordaron a una cuadra del parque central sobre la avenida Carrizal.

Por otra parte, en Tuxtla Gutiérrez, el oficial de la Federal de Caminos, Francisco Argüello, confirmó que miembros del EPR bloquearon a las 21:45 horas, con piedras y vidrios, la carretera Tuxtla Gutiérrez-San Cristóbal, a la altura del kilómetro 28 y desplegaron en uno de los cerros una manta alusiva a su organización.

Agentes de la Policía de Caminos al llegar al lugar no pudieron localizar a los miembros del EPR, sólo encontraron la manta en el cerro y en la carretera piedras y vidrios.

Igual que en Oaxaca, una llamada anónima hecha a los diarios locales alertó a los periodistas sobre la presencia del EPR.

En tanto, la Procuraduría de Guerrero informó la madrugada de hoy que hubo disparos frente a los cuarteles militares de Ciudad Altamirano y Petatlán. Asimismo balacearon la comandancia de policía en Tixtla y el destacamento de la policía montada en el crucero Cayaco-Puerto Marqués, en Acapulco.

El saldo es de seis soldados heridos, uno de ellos de gravedad; un policía muerto. También resultaron lesionados dos agentes judiciales y dos policías municipales.