Gobierno mexicano mantiene política de simulación en desapariciones

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. En el informe que rindió en febrero pasado ante el Comité contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas (CED, por sus siglas en inglés), el Estado mexicano presentó como “logros” diversas acciones incompletas o que existen únicamente en el papel, pero no en la realidad, lo cual demuestra que las autoridades continúan con una política de simulación en la materia.

Así lo afirmaron activistas de organizaciones civiles y familiares de víctimas, quienes subrayaron que el gobierno mexicano suele exponer en foros internacionales que cuenta con leyes e instituciones para hacer frente a sus problemas, pero sin admitir que en muchas ocasiones esos organismos no cuentan con presupuesto ni personal adecuados.

En entrevista telefónica desde Ginebra, Suiza --donde se llevan a cabo las sesiones del CED--, recordaron que el mencionado organismo de la ONU convocó al Estado mexicano a que acudiera a explicar el nivel de cumplimiento de las recomendaciones que le dirigió en febrero de este año.

A decir de los colectivos de familiares y de las organizaciones de derechos humanos que acompañan el tema, en el informe presentado hace nueve meses por el gobierno de México “no se plasma la realidad” de lo que ocurre con las desapariciones en el país, y se trata de encomiar diversas acciones legales que no se llevan a la práctica, como si fueran un avance concreto.

Al encontrarse el pasado miércoles con los integrantes del CED, los grupos civiles desmintieron –por ejemplo—que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) les esté dando una “atención integral”, como afirmó el titular de ese organismo, Jaime Rochín del Rincón, o que ya se hayan concretado reparaciones colectivas de daño en Veracruz, que en realidad apenas se están discutiendo.

De igual forma, denunciaron que la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas aseguró haber identificado a víctimas de desaparición que ya habían perdido la vida, pero sin tener sus restos mortales ni dictámenes completos sobre el caso.

El supuesto apoyo de la CEAV a las víctimas “es una mentira total; ni siquiera tienen abogados suficientes para poder atender a los familiares. Vienen aquí a decir una sarta de cosas que apenas están en proceso” de análisis o no se han llevado a la práctica, señaló Michelle Quevedo, integrante del consejo ciudadano del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas.

Por su parte, Ana Lorena Delgadillo, directora ejecutiva de la Fundación para la Justicia y el estado Democrático de Derecho, enfatizó que el gobierno mexicano sigue practicando una estrategia de “simulación y gatopardismo”, pues aunque el país tiene diversas instituciones y leyes de avanzada, “en la práctica no vemos nada que lleve a una búsqueda efectiva” de las personas desaparecidas.

Juan Carlos Gutiérrez, director de la asociación de litigio estratégico Idheas, resaltó que la próxima administración federal se comprometió a aceptar la competencia del CED para recibir quejas individuales, reconocer la obligatoriedad del cumplimiento de las acciones urgentes qyue emita ese organismo, y permitir una visita de sus integrantes.

Últimas noticias