Descarta SG riesgo para soberanía por éxodo inédito de centroamericanos

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, aseguró que las caravanas de centroamericanos en México son ya un éxodo inédito, una crisis humanitaria, que no pone en riesgo la soberanía del país. Anunció que el gobierno federal continuará atendiendo a migrantes, como parte de su derecho soberano a decidir sobre el particular, sin atender a presiones o coyunturas políticas de las naciones vecinas.

-¿Se contempla incluir otro tipo de acciones, de mayor contención?

-Dejo claro esto: la soberanía del país no está en riesgo porque México abra las puertas para que de manera ordenada y pacífica ingresen connacionales que necesitan ayuda, de otros países.

Al contrario, agregó, México tiene una larga tradición de esta materia de dar refugio; con la ONU estamos viendo posibilidades de otros países, no sólo México, que estén en la disposición de recibir centroamericanos

El cálculo inicial en Guatemala, antes del 19 de octubre, fecha en que se intentó la primera entrada violenta al país, el cálculo bilateral era de 8 mil personas que intentaban cruzar la frontera.

En este momento, precisó, los datos aproximados es que hay alrededor de 2 mil 800 o 3 mil personas marchando (hacia el centro de México), en condiciones de alta vulnerabilidad.

En total hay alrededor de 6 mil personas que se encuentran en distintas condiciones, algunos en avance otros intentando regularizar su situación o pidiendo su repatriación voluntaria “y así lo vamos a seguir atendiendo”.

El secretario Navarrete puso sobre la mesa la posibilidad de dar a los extranjeros en referencia empleos temporales, pero sobre todo continuar con una estrategia “firme, congruente, de gobierno soberano”, al margen de las coyunturas políticas o de la posición de las naciones vecinas.

“Ha habido pocas crisis en el país como la que está ocurriendo ahora; una de ellas fue en los años ochenta, de guatemaltecos en condición distinta porque era una guerrilla. Aquí estamos hablando de una crisis humanitaria de falta de empleo, de oportunidades, y de utilización por intereses diversos de lo que es una población vulnerable”, señaló ante la prensa, al tiempo de confirmar que está armándose una tercera caravana, fundamentalmente con salvadoreños.

Según el cálculo de Gobernación, en las dos semanas recientes habrían ingresado a México unos 6 mil centroamericanos, de los cuales 2 mil 200 pidieron refugio y el resto permanece en la caravana, rumbo a la Ciudad de México, aunque cada día cerca de 200 piden de manera voluntaria repatriación asistida.

El funcionario indicó que hay “infiltrados” en la caravana, dedicados a actividades delincuenciales, que utilizan esta vía para huir de la justicia en su país, de los cuales ya han sido identificados y deportados.

Estamos ya en una circunstancia inédita en el país, agregó. No es una mera caravana es, como lo han señalado algunos medios, un éxodo migratorio. Así lo está viendo el gobierno de México y así está actuando en consecuencia. 

Como gobierno federal, dijo en conferencia de prensa, lo que hemos ofrecido es un programa de empleo temporal porque para pensar en una visa, lo primero que tiene que tener una persona es regularizada su situación migratoria, es decir, “es imposible darle la visa a alguien si no sabemos ni quién es”.

Aunque según información de integrantes de la Caravana que partió el 13 de octubre de San Pedro Sula, y que se ubican hoy en Juchitán, Oaxaca, se dirigen a la capital del país, el secretario Navarrete comentó que las autoridades de la Ciudad de México no se han puesto en contacto para analizar el particular.

Últimas noticias