Cardenal y obispos exigen respeto a Iglesia en Nicaragua

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Managua. El cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, lamentó hoy los ataques contra varios templos católicos del país ejecutados en las últimas horas por presuntos simpatizantes del Gobierno de Daniel Ortega y solicitó junto a otros obispos respeto por los templos y las celebraciones religiosas.

Tras celebrar una misa en el oriente de la capital, Brenes dijo que algunas iglesias se han visto afectadas por personas que se colocan con parlantes en momentos que se celebra la eucaristía, por lo que llamó a los nicaragüenses a poner en práctica el respeto "para ir construyendo esa cultura de paz y no una cultura de violencia".

Hay que "orar por aquellos que nos calumnian, por aquellos que nos difaman y tener tranquilidad en el corazón y no guardar rencor. Los obispos siempre vamos a predicar el amor, no debemos dejar que el demonio siembre odio en nuestro corazón", dijo el prelado, al ser consultado sobre algunas pintadas ofensivas en contra de los obispos que han aparecido en varias iglesias.

Este sábado en Granada, al oriente de Managua, un grupo de simpatizantes del gobernante Frente Sandinista interrumpió con gritos un oficio religioso que se celebraba en la iglesia La Merced, lanzando ofensas en contra del sacerdote y los feligreses.

El ataque, que fue grabado en varios videos que circularon en redes sociales, fue denunciado por la Diócesis de Granada, que acusó directamente a "turbas afines al Gobierno (que) entraron violentamente a la Iglesia gritando e insultando".

"Rechazamos y condenamos este acto como una falta de respeto a nuestras Parroquias", expresó la Diócesis.

En los videos se puede ver a fuerzas de choque del Gobierno, incluyendo algunos sujetos encapuchados, que gritaban y agitaban banderas rojinegras, símbolo del partido oficialista, mientras los feligreses exigían respeto "a la casa de Dios".

El acecho al templo de La Merced también fue denunciado por el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, quien a través de un tuit se solidarizó con los sacerdotes de Granada.

"Pido se respete nuestros templos y nuestras celebraciones litúrgicas", dijo por su parte monseñor Jorge Solórzano, obispo de Granada, a través de otro tuit.

En los últimos meses, la Iglesia católica ha sido foco de continuos ataques por parte del oficialismo luego que el propio presidente Ortega acusara los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) -mediadora del suspendido diálogo nacional- de "formar parte de un plan golpista" para derrocarle.

Nicaragua vive desde el 18 de abril la peor crisis política de las últimas décadas, que de acuerdo con ONG de derechos humanos se ha cobrado la vida de 481 personas, principalmente por la acción policial y de paramilitares contra manifestantes opositores.

Durante los días más graves de la crisis, las iglesias abrieron sus puertas para recibir heridos, acopiar alimentos y muchos sacerdotes gestionaron las liberación de ciudadanos opositores y de partidarios del Gobierno.

 

 

 

Últimas noticias