San Lázaro, a la espera de definirse coordinación parlamentaria

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Mientras se encuentra en disputa la coordinación parlamentaria de los partidos Morena, PAN y PRD en la Cámara de Diputados, entre los trabajadores de base, confianza y honorarios del órgano legislativo se ahonda la preocupación por las advertencias y anuncios adelantados de recortes presupuestales.

La cámara, caída en el descrédito por los excesos de los diputados, quienes aún se pagan salarios y prestaciones estrafalarias, han vendido sus votos para respaldar leyes que favorecen a grupos de interés, cobrado moches, y autorizado pagos de marcha multimillonarios, hoy alberga a cientos de empleados que se mueven en la indefinición de sí mantendrán sus lugares de trabajo a partir del primero de septiembre.

En tal escenario esperan que las principales fuerzas políticas den color, y definan los nombres de los personajes que habrán de conducir la LXIV Legislatura. Por lo pronto, la pregunta y súplica de más de uno de ellos es: “Si conoces a los que vienen, por favor recomiéndame, háblales bien de mí”.

Así, en San Lázaro se sabe que en Morena, los nuevos diputados federales se encuentran a la espera de la convocatoria de la presidencia de su partido para reunirse y conocer a quién encabezará al grupo parlamentario.

Entre los diputados que más ascendencia tienen entre sus pares y conjuntan experiencia legislativa se encuentran Alfonso Ramírez Cuéllar y Dolores Padierna Luna. También se menciona a Mario Delgado, quien abandono el año pasado las filas del PRD y sería el candidato de Yeidckol Polevnsky  y Marcelo Ebrard.

Los diputados del partido ganador de la elección presidencial esperan, también, que la autoridad electoral determine el reparto de los diputados plurinominales, sí habrá impugnaciones, para iniciar entonces el registro de la bancada a partir del 20 de agosto, con fecha límite del 28 del presente mes. Hasta hoy no se ha convocado para la reunión donde se aclare el panorama entre los nuevos legisladores morenistas.

Del panista, las posición de control panista en la Cámara de Diputados viene generando un cúmulo de diferencias irreconciliables entre los grupos encabezados por el candidato presidencial perdedor, Ricardo Anaya Cortés, Rafael Moreno  Valle y Juan Carlos Romero Hicks.

Anaya Cortés pretende conservar el poder político en las bancadas del Congreso de la Unión, y del partido mismo. En esta posición enfila para conducir el destino del panismo nacional a Marko Cortés, su amigo y protegido. También al Senado de la República llevaría a Damián Zepeda (aún presidente sustituto del CEN), y en San Lázaro el coordinador anayista sería Jorge Romero. Todo dependerá de lo que suceda en el Consejo Político de ese partido este fin de semana.

No obstante Rafael Moreno Valle, el ex gobernador de Puebla también pretende incorporarse a las posiciones de mando en el PAN. Su primera opción es la coordinación en el Senado de la República o en caso contrario, ya negocia hacerse del control de la presidencia del partido, porque no observa mérito alguno en Marko Cortés para ocupar ese cargo.

Y Juan Carlos Romero Hicks, el ex rector de la universidad de Guanajuato, ex gobernador de ese estado, y ex funcionario del foxismo y calderonismo, se presenta ante los panistas como otra opción para encabezar la coordinación del PAN en la Cámara de Diputados. Trae bajo el brazo el triunfo, que fue el único contundente  a lo largo del país, en esa entidad.

También en el PRD, se perfila a Héctor Serrano como el coordinador de los 24 diputados de su bancada en San Lázaro. Sería acompañado en la vice coordinación por Mauricio Toledo Gutiérrez.

No se afectará a los trabajadores: Ramírez Cuéllar

Al abordar la preocupación que genera entre los empleados de la cámara, el reiterado anuncio de recortes al presupuesto, Alfonso Ramírez Cuéllar adujo que la propuesta de recorte es de dos mil millones de pesos. El gasto que se ejercerá en 2018 alcanzará los ocho mil 500 millones de pesos, y los diputados de Morena consideran que es factible trabajar con un monto de 6 mil 500 millones ´para el 2019.

Esos dos mil millones menos se recortarían a los órganos de gobierno la Junta de Coordinación Política (Jucopo), la Mesa Directiva, la Secretaría General, la Dirección de Servicios Parlamentarios, la oficina de Resguardo, a todas las comisiones especiales (69 en total), mismas que desaparecerían.

“No se va a afectar para nada al personal operativo, al sindicalizado y al administrativo. Lo que se va a afectar son los excesos que son incompatibles con la política de austeridad. El PRI, tenía mil asesores, la JUCOPO 129 asesores, y la dirección de Resguardo otros 29, por ejemplo. Eso es inadmisible, estamos hablando de abusos que le costaban a la Cámara de Diputados, poco más de mil millones de pesos”.

Últimas noticias