En casi 5 años, entrega IFT sólo 7 concesiones para radio indígena

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. En los casi cinco años que lleva de existencia el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) apenas ha entregado siete concesiones de radio para uso social indígena, una cantidad que resulta insuficiente para atender a una población de más de 15.7 millones de personas distribuidas en un total de 64 mil 172 localidades, consideraron representantes de organizaciones que promueven el acceso de la población indígena a servicios de telecomunicaciones y radiodifusión.

Algunas de las principales dificultades para que las comunidades indígenas obtengan dichas concesiones son la falta de apoyos económicos para abrir y equipar emisoras radiales, la burocracia de los trámites y que no cuentan con un régimen fiscal especial que les permita mantener los proyectos a largo plazo, dijo en entrevista Melquiades Rojas Blanco, representante del Congreso Nacional de Comunicación Indígena.

Durante la presentación del Diagnóstico de Cobertura Garantizada en los Pueblos Indígenas, por parte del IFT, dijo que de las siete concesiones otorgadas sólo dos están operando al 100 por ciento: la Radio Jëmpoj, en la región mixe y Radio Nahndiá, ubicada en la región mazateca de Mazatlán de Villa de Flores, ambas en el estado de Oaxaca.

El dirigente explicó que muchas comunidades indígenas no están en la lógica de solicitar permiso al Estado para utilizar el espectro radioeléctrico porque ellos parten de que éste se encuentra en su territorio y es utilizado no con fines de lucro, sino para defenderse de las empresas extractivas y eólicas.

“Hay personas, colectivos que sí están haciendo uso del espectro para comercializar pero la mayoría de los comunicadores indígenas están en la defensa de la tierra y el territorio”, comentó.

Ejemplificó que en materia haciendaria, Radio Nahndiá se constituyó como asociación civil sin fines de lucro, pero según la ley en el momento en el que se vende un servicio, la asociación deja de ser sin fines de lucro y pasa al régimen general, lo que les obliga a pagar IVA e ISR.

En el mismo sentido Freddy Poot, integrante de la asociación civil Redes por la Diversidad, Equidad y Sustentabilidad, señaló que hace falta ofrecer recursos a los pueblos indígenas para que desarrollen sus propios medios y conserven su lengua.

“Que no se considere como asistencialismo sino como una deuda histórica. Creo que es obligación del Estado proporcionar los recursos precisamente para que se operen esos medios básicamente porque sería la manera en que los pueblos indígenas puedan ratificar y fortalecer su identidad”.

Héctor Camero Haro, representante nacional de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (Amarc), señaló que la cifra de concesiones otorgadas a las radios comunitarias indígenas “refleja un rezago muy importante que significa que estamos muy lejos de avanzar en el poder de la palabra para las comunidades indígenas”.

Un reporte al primer semestre del año señala que desde su creación el 10 de septiembre de 2013, hasta el 30 de junio de este año, el IFT había otorgado 99 concesiones de uso social, 48 de uso social comunitario y sólo 4 de uso social indígena.

“Quiere decir que estos medios, tan indispensables para comunidades dispersas, abandonadas y olvidadas, deberían contar con políticas que signifiquen fondos de financiamiento para que las comunidades tengan confianza de poder iniciar sus procesos, porque ante sus condiciones de escasez de recursos económicos, echarse un compromiso para darle sostenimiento a sus radios durante los años que dure la concesión, los desalienta”, señaló.

El Diagnóstico de Cobertura Garantizada en los Pueblos Indígenas señala que el 77 por ciento de la población indígena estimada en el país cuenta con una cobertura garantizada móvil en al menos una tecnología de acceso (2G, 3G o 4G), aunque algunos los pueblos como el de Awakateko, en Chiapas y Lacandón, en Veracruz, la cobertura es de solo 9 por ciento.

Tags

IFT

Últimas noticias