Documentan violencia de género estructural en medios

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La violencia contra las mujeres en los contenidos de los medios de comunicación es estructural. Tanto en la la televisión, radio y prensa en México, incluida la publicidad, se reproducen estereotipos sexistas, detalla un informe elaborado por la Alianza Global en Medios y Género (Gamag, por sus siglas en inglés).

A través de los contenidos que se presentan, “naturalizan” la violencia de género “sin problematizarla ni representarla como un atentado a sus derechos humanos”. Algunas de las agresiones que exponen son físicas, sexuales, sicológicas, económicas y feminicida.

En el documento realizado por Aimée Vega Montiel, investigadora del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias (CEIICH) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en representación de Gamag, se expone que la publicidad es la que más representa esta violencia, seguido de las telenovelas. La industria musical en el país impulsa la popularidad de géneros como el reggaeton, grupera, ranchera y pop que aluden a las mujeres como objetos sexuales.

De igual manera, se señala que en el país no existe una política que empuje el acceso y participación laboral paritaria de las mujeres en los medios y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). La propiedad de empresas privadas de televisión y radio está concentrada en hombres, los consejos de administración de los medios privados y las empresas de telecomunicaciones “marginan la participación” del sector femenino.

La investigadora denuncia que han sido pocos los avances que se registran en cuanto a las políticas y mecanismos para revertir la desigualdad y violencia de género. “Los pasos más significativos se han dado a nivel legislativo”.

Otra iniciativa fue la firma, en 2016, de un convenio entre la Secretaría de Gobernación y la Cámara de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) que comprende acciones como estrategias de información y sensibilización en los medios de comunicación sobre la igualdad de género y el combate a la violencia contra las mujeres, desarrollo de manuales y guías para la producción de contenidos no sexistas e incluyentes y la inclusión plena de la perspectiva de género en los códigos de ética de estos sectores.

Sin embargo, añade, la CIRT “no ha cumplido con sus compromisos”. En el caso del código de auto-regulación con perspectiva de género para erradicar los estereotipos sexistas de los contenidos e impulsar el acceso y participación de las mujeres en las industrias de radio y televisión, “éstos se han mantenido en un nivel superficial sin ningún poder de incidencia real”.

Últimas noticias