Barrales anuncia apoyo monetario a madres de familia

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Respaldada por Ricardo Anaya Cortés, candidato de la coalición Por México al Frente, Alejandra Barrales, abanderada perredista al gobierno de la Ciudad de México, anunció que a partir de esta semana comenzará a entregar miles de tarjetas a madres de familia y a estudiantes para depositarles 2 mil 500 pesos.  

La promesa de la ex dirigente del PRD significó eso, una promesa de campaña que arrancó gritos de simpatía entre los miles de personas que fueron movilizadas al Velódromo de la Magdalena Mixuca, pero no dijo cómo se fondearían esos plásticos. 

La maquinaria electoral que controla Julio César Moreno en la delegación Venustiano Carranza, hizo palidecer la organización del cuestionado Raúl Flores -quien ha conducido al PRD al más bajo nivel histórico de ese partido en la capital del país-, y recibió en un acto multitudinario a Anaya y Barrales.

La mayoría de los asistentes, producto de la clientela social de Moreno (integrada en su mayoría por trabajadores de base y confianza de la demarcación que controla), ovacionaron a Barrales cuando presentó las tarjetas moradas denominadas Pa Las Jefas y Estudiantes. 

Los asistentes, en su mayoría pobres, recibieron con expectativa ese anuncio que les proporcionaría un ingreso extra. La explicación quedó a medias porque no se dio a conocer cuándo comenzarán a circular los recursos por esos plásticos, y menos quien los operará.

En el sitio donde estaba instalada la prensa, el comentario de los periodistas fue unánime y con desgano: “otra vez, prometer no empobrece, ¿como van a dar a se dinero?”

Por lo pronto, entre los miles de asistentes -los organizadores hablaron de 6 mil a 6 mil 800, mientras Barrales aseguró a todo pulmón que se congregaron 25 mil- el mensaje pegó.

 Y más cuando, ella, dio a conocer que en los terrenos del aeropuerto -una vez  que se mude a Texcoco- se instalará una “Ciudad Universitaria Dos y un Chapultepec Dos”. Quizá le alcanzaría del tiempo para iniciar los trámites de sus dos proyectos, si ella ganará la elección, pues la operación al 80 por ciento de la nueva terminal se calcula para el 2023.

Así las cosas, con un aguerrido Julio César Moreno, que descalificó a Andrés Manuel López Obrador y prometió que con él nunca faltará el agua en Venustiano Carranza, Ricardo Anaya prometió que combatirá la corrupción sin tregua y solicitó el respaldo al proyecto de Barrales y del mismo Moreno. 

El queretano cortó su medio masaje al percatarse que el intenso calor de medio día en la ciudad causaba estragos entre los asistentes, incluso comenzaba a doblar el ánimo de los bomberos, que por cientos acudieron a respaldarle.

Últimas noticias