'Grave' situación de penitenciarías en Zacatecas: Derechos Humanos

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Zacatecas. La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas (CDHEZ), presentó este lunes un informe sobre la situación “grave” en la que se encuentran la mayor parte de los centros penitenciarios del estado, de los cuales tras una minuciosa revisión por parte del personal de dicho organismo, se encontró con “foco rojo” a los penales de las ciudades de Zacatecas y Fresnillo, así como el Centro de Internamiento Juvenil de la entidad.

Con base en este diagnóstico, María de la Luz Domínguez Campos, presidenta de la CDHEZ lanzó un llamado urgente a las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública de Zacatecas y al gobernador Alejandro Tello Cristerna, para que se atiendan problemas específicos de dichos centros de reclusión penitenciaria.

La supervisión al Cereso de Cieneguillas en la ciudad de Zacatecas, así como al penal de Fresnillo, al consejo tutelar, así como a las 16 cárceles distritales que existen en el territorio estatal, se realizó informó Domínguez Campos, conforme a lo establecido en la Guía Nacional de Supervisión Penitenciaria que utiliza la CNDH.

En todos los centros de reclusión se hizo un análisis de aspectos como si se garantizan o no, la integridad física, psicológica y moral del interno; una estancia digna; las condiciones de gobernabilidad; las condiciones para la reinserción social del interno; y las condiciones de los grupos de personas internas en situación de vulnerabilidad.

En general refirió Domínguez Campos, todos los centros penitenciarios del estado “tienen deficiencias en infraestructura, equipamiento y en las condiciones materiales y de higiene de las instalaciones; ausencia parcial en la normatividad y protocolos que rigen los centros; deficientes servicios para mantener la salud de los internos y del servicio de alimentación; insuficiencia de personal de seguridad y custodia, falta de personal médico, odontológico y de enfermería, insuficiencia de personal de criminología y psicología; insuficiencia de actividades laborales y de capacitación para el trabajo, educativas y deportivas”.

Ante este rosario de deficiencias, la CDHEZ otorgó al sistema penitenciario de Zacatecas una calificación de 5.52 “resultado coincidente con los presentados en el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria de la CNDH”, el año pasado.

Para el caso particular del penal de Cieneguillas –el de mayor población penitenciaria con 981 internos-, la CDHEZ encontró como problemas centrales que “existe hacinamiento en las áreas de observación, separos, observación y clasificación y desintoxicación, y en algunos dormitorios”:

“En el en el área de separos, se tiene una capacidad para 32 internos, sin embargo tienen una población de 112 internos; en el área de observación, se tiene una capacidad para 32, sin embargo tienen una población de 44 internos; en el área de anexo al módulo 2 se tiene una capacidad para 96 internos, sin embargo tienen una población de 106 internos, y en el dormitorio 13 se tiene una capacidad para 80 internos, sin embargo tienen una población de 93 internos”.

Además, en Cieneguillas señaló María de la Luz Domínguez Campos “no existen acciones efectivas para la prevención y atención de incidentes violentos como son homicidios, suicidios, riñas, motines, fugas, lesiones dolosas, lo que ha derivado en la violación a los derechos a la vida, integridad y seguridad de internos”, y sólo durante el año 2017 y 2018 “han muerto ahí 11 personas privadas de la libertad”. Seis fueron asesinadas o se “suicidaron” durante todo el año pasado. Y en el primer trimestre del 2018, ya van cinco decesos.

Respecto al Centro de Internamiento y Atención Integral Juvenil, señala en su informe la titular de la CDHEZ, se considera también en “foco rojo”, debido a que no es un centro con la infraestructura basada en los estándares internacionales de protección de Derechos Humanos a los jóvenes internos, y a lo dispuesto en el artículo 235 de la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes.

De hecho de el lugar que actualmente ocupa el Centro de Internamiento Juvenil, dijo Domínguez Garay, originalmente estaba destinado para ser una Institución Educativa, “lo que significa que no cuenta con los requerimientos que exige la Ley, y además no reúne las condiciones mínimas de seguridad, ya que se encuentra en una zona despoblada”, 25 kilómetros al suroeste de la capital de Zacatecas, sobre la carretera federal a Guadalajara.

De hecho ésta ubicación “ha propiciado fugas, atentados, motines, y sustracciones de jóvenes por grupos delincuenciales en el pasado, poniendo en riesgo no sólo a la población interna, sino al personal que labora en el interior y en el área de ejecución de sanciones que se encuentra en las inmediaciones de dicho lugar”.

Otro problema grave del Centro de Internamiento Juvenil, es que no cuenta con la infraestructura necesaria para hacer la separación por género, edad, y situación jurídica, “lo que ha generado la violación a los derechos de los adolescentes, traducida en eventos donde han resultado agredidos jóvenes de mayor vulnerabilidad”.

Finalmente entre muchas otras observaciones, la ombudsman local señaló que en las 16 cárceles distritales del estado (ubicadas en las cabeceras municipales en cada una de las cuales operan un distrito judicial adscrito al Tribunal Superior de Justicia del Estado), también cuentan con deficiencias en infraestructura; tienen deficiencias parciales en normatividad y protocolos; insuficiente personal de seguridad y custodia; no hay personal médico, de enfermería, ni medicamentos en los establecimientos distritales penitenciarios, y no cuentan con personal de psicología y criminología que puedan llevar a cabo de manera permanente los procesos con cada uno de los internos.

Incluso, Domínguez Campos respaldó la propuesta que el propio Tribunal Superior de Justicia del Estado hizo pública el año pasado, respecto a la posibilidad de “cerrar” literalmente, tres cárceles distritales, ubicadas en los municipios de Juchipila, Villanueva y Loreto, por los problemas de infraestructura que presentan, sus deficiencias administrativas, y también, por su baja población penitenciaria. Si estas tres cárceles se cierran en los próximos meses, los pocos internos que ahí se encuentran detenidos, podrían ser trasladados a otras cárceles distritales cercanas. 

Tags

zacatecas

Últimas noticias