Chapingo llama a candidatos a potenciar sector campesino

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Pedro Ponce Javana, Subdirector de Vinculación y Servicio de la Universidad Autónoma Chapingo (Uach), llamó a los candidatos a la Presidencia de la República a que no solo vean el campo de manera electoral y a que acepten lo que les ofrece la UACh con sus programas institucionales para hacer productivos a los pequeños productores y comunidades indígenas.

El académico indicó que la Uach aplica el Programa Universitario de Vinculación para Productores de Escasos Recursos denominado Peso por Peso, el cual opera tanto con recursos de Chapingo como de los pequeños productores para hacerlos independientes y autosuficientes.

Ante productores de escasos recursos, investigadores y alumnos, el académico expuso que hasta el momento sólo se ha escuchado a los aspirantes propuestas centradas en dar dinero a través de programas que no son productivos.

Esa es una de las razones, consideró, por las que la dependencia alimentaria del país ha crecido, y “México se ha convertido en el principal importador de maíz cuando este alimento es nativo del país”.

Durante el encuentro donde se evaluaron los resultados de 10 acciones del referido esquema, se expuso como ejemplo de productores de escasos recursos en la comunidad de Tlanipatla, Guerrero en el que habitan mil 277 personas con un 98 por ciento de población indígena y donde la mayor parte se dedica al cultivo de básicos de sobrevivencia, explicó el investigador Juan Carlos Guzmán Salas.

Indicó que de manera natural, por las condiciones climáticas de la zona, donde la lluvia es de 600 mililitros al año se da el cultivo de maguey agavero para producir mezcal.

Sin embargo, agregó, que por la falta de capacitación los habitantes han devastado la zona y la producción de piñas agaveras va a la baja, pues mientras hace dos años sacaban más de 300 toneladas al año, en 2017 la producción fue de 280 y para 2018 se estiman en 250 toneladas y va en declive.

“Además para el proceso de destilación de 250 toneladas de piñas de agave se requieren 70 toneladas de leña de encino, entonces la presión sobre los recursos naturales es dramática”, alertó.

Pero destacó que con el programa de la UACh ahora se generan empleos en esa zona marginal de a 200 o 300 pesos el jornal además del rescate de la zona en reforestación y producción de piñas.

Otro proceso de producción alimentario es el huitlacoche, un alimento que la mayoría de los mexicanos desconoce, con una producción escasa pues sólo se produce de agosto a noviembre, en Puebla, estado de México y Morelos.

Ahora con la aplicación de Peso por Peso, el precio del maíz está en 3 pesos el kilo y el del huitlacoche está a 10 pesos el kilo y se ofrece su consumo en antojerías y restaurantes, principalmente.
La encargada del programa, la investigadora Adriana Barrera explicó que en el proyecto participan mil 200 productores que se ubican en la zona sur de la Sierra Norte de Puebla y se aplica la siembra escalonadamente a fin de producir maíz y huitlacoche todo el año.

Lo anterior porque el precio de huitlacoche en temporada es de 10 pesos el kilo pero fuera de los meses productivos alcanza los 45 pesos hasta 60 pesos.

Ponce Javana, consideró que dicha estrategia debería de ser aplicada por la siguiente administración federal.

“Yo tengo la esperanza de que con estas experiencias que hemos tenido de la dependencia alimentaria de nuestro país hacia el exterior sobre todo en productos básicos, se genere una discusión, un análisis y una propuesta de programa que se convierta en política pública para los productores más pobres del país”.

Últimas noticias