La calle de los pajareros / Elena Poniatowska

A la gente de aquí le gustan mucho los pájaros… Mire, aquí tengo 200 jilgueros para mandarlos a Zamora. En esta calle somos cuatro familias que hemos vivido aquí desde hace 35 años. A mí, mis padres me enseñaron a curar, a atender a estos animalitos, porque, oiga usted, son retedelicaditos, y si no los cuida uno, ¿pues quién?

Mientras Alberto Beltrán dibuja, el vendedor le aconseja:

–Mire, éste píntelo de colores… No nomás con lápiz… Mire, tiene el arcoiris en el pico, azul, verde, rojo, lila, rosa… No hay que confundir los tucanes con los pico de canoa.

Mucha gente se acerca a ver qué trazos hace el artista en su libreta. Dibuja de pie, con prisa, sin dejarse intimidar:

–¡Mire qué bien le salió!

Entre las calles de Pintores y de Peluqueros, por el barrio que llaman de la Curva o de la Bolsa, está la quinta calle de Carpintería, la calle de los pajareros, donde miles de aves se asolean en sus jaulitas de madera y alambre.

Leer el artículo completo

Últimas noticias