El hacker Adrián Lamo muere a los 37 años

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El colombiano Adrián Lamo falleció el 16 de marzo a los 37 años. El hacker de sombrero gris es conocido por haber revelado al FBI que la soldado Chelsea Manning fue quien filtró documentos clasificados del ejército estadunidense.

Mario Lamo dio a conocer la muerte de su hijo el viernes a través de una publicación en un grupo de Facebook. “Con gran tristeza y un corazón roto tengo que dar a conocer a todos los amigos y allegados que está muerto. Una mente brillante y un alma compasiva se ha ido, él era mi hijo amado.”

Otro miembro de la familia llamado Andrés realizó una publicación por esta red social sobre la muerte de Lamo. También el forense del condado Sedgwick en Kansas, Estados Unidos, donde vivía el hacker, confirmó el hecho. Ninguno ha dado a conocer cuál fue la causa de su muerte.

El analista de amenazas cibernéticas y periodista se dio a conocer a inicios de la década del 2000 cuando vulneró los sistemas de The New York Times, Microsoft y Yahoo. En consecuencia fue condenado por estos actos.

El momento más recordado en la vida de Adrián Lamo fue cuando dio a conocer al FBI que Chelsea Manning, en ese entonces Bradley Manning, había sido la informante que proporcionó a Wikileaks durante 2010 el video “Collateral Murder” y 260,000 cables confidenciales del ejército de Estados Unidos. Manning se hizo amiga de Lamo en un chat al ver su perfil en la revista Wired, después le reveló que ella había bajado los archivos clasificados en un disco.

Adrián Lamo, junto con dos amigos dedicados a la inteligencia militar, informó al ejército de Estados Unidos sobre la filtración. Manning fue condenada a 35 años de prisión, pero su condena fue conmutada por el entonces presidente Barack Obama. Ella fue liberada el año pasado.

En una entrevista con The Guardian en 2013 Lamo declaró: “Ese día no hubo decisiones buenas, solo menos equivocadas. Era algo frío, necesario y solo yo podía hacerlo. (…) No podía simplemente no hacer nada, sabiendo que vidas estaban en peligro, es información clasificada y cuando juegas a la ruleta rusa, ¿cómo sabes que no hay una bala en el próximo giro?”.

Últimas noticias