Presentan modelo de redes de tutoría

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Al establecer un diálogo entre quien enseña y quien desea aprender en una relación de uno a uno, no sólo transforma la forma en que adquirimos nuevos saberes, también se garantiza un aprendizaje significativo, pues la tutoría propone romper con viejos esquemas de adquisición de conocimientos que ya no resuelven los desafíos del siglo XXI, afirmaron especialistas reunidos en Seminario Internacional “Nuevos modelos de aprendizaje para un mundo que cambia”.

Al presentar el modelo de redes de tutoría, innovación mexicana que se ha expandido a 30 mil escuelas del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) —a través del modelo pedagógico Aprendizaje Basado en la Colaboración y el Diálogo (ABCD)— pero también a planteles de Argentina, Chile, Ecuador y Tailandia, destacaron que las redes de tutoría son una alternativa “no para remediar la falta de atención educativa de las comunidades más pobres y distantes, sino para transformar los aprendizajes y de la forma en que los adquirimos”.

Gabriel Cámara Cervera, especialista en temas educativos y creador del modelo basado en una relación tutora, la cual consisten en que el tutor sólo enseñe aquello que domina muy bien y que el alumno escoja lo que genuinamente le interesa, reconoció que cuando se presenta una propuesta que es “contracultural, que remueve la tradición, suele costar porque lo que nos cambia genera resistencias, sobre todo cuando hay tanto interés creado, en el mejor sentido, pues es difícil decir me equivoqué”.

Agregó que en México el modelo de tutorías “crece con altibajos, porque cuando hay una autoridad que dice adelante, y da luz verde se avanza de forma diferente a cuando es un grupo valiente de profesores que lo echa a andar, porque una política social va a cambiar cuando haya gente que ya cambió, y eso es lo que estamos haciendo, incrementar el número de personas que están cambiando”.

En el encuentro, al que asistió el subsecretario de Educación Básica, Javier Treviño Cantú; Tomás Bermúdez, representante en México del Banco Interamericano de Desarrollo (BID); y Enrique Torres, director de Administración y Finanzas del Conafe; Inés Aguerrondo, investigadora y coordinadora general del proyecto de tutorías en la provincia de Buenos Aires, Argentina, explicó que redes de tutoría no sólo refleja el pensamiento crítico, sino que garantiza el aprendizaje significativo, y es posible aplicarlo en sistemas educativos de la región que no cuentan con tantos recursos como el de naciones más desarrolladas.

Por su parte, Sylvia Schmelkes del Valle, integrante de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, reconoció que la “forma institucional de educar está agotada. Es una escuela que nace en el siglo XIX, y hoy sigue vigente con muy pocos cambios”.

Sin embargo, dijo, hay múltiples intentos de revertir el modelo de escuela y de aula que conocemos, como la propuesta de redes de tutoría que atiende factores tan importantes como la falta de relevancia de los aprendizajes, y que ha generado un creciente desinterés de los alumnos por lo que ocurre en la escuela, lo que trae, entre otros efectos, la deserción, pero que también enfrenta cuestionamientos al ser un propuesta “tan innovadora y audaz”.

Últimas noticias