Éxito de Gustavo Dudamel y la Filarmónica de Viena

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. En el primero de sus tres conciertos en México dirigida por Gustavo Dudamel, la Filarmónica de Viena se pintó de cuerpo entero: es una orquesta que sonríe, sabe bailar, conoce el don de la sensualidad, conjura talento con disciplina; es un agrupamiento en transición y luce sus bondades de la misma manera como una flor florece, la luna brilla, el agua fluye y mañana será otro día.

El primer programa fue también el típico de una orquesta en gira: excesivo.

Porque es un exceso programar una sinfonía que elegirían, de acuerdo como nos instruyó Julio Cortázar, los famas y los esperanzas, mientras los cronopios preferiríamos algo más sexy: iniciar con la segunda de Charles Ives (1874-1954) con sus exquisiteces cuasi anacrónicas es un exceso diplomático solamente porque vienen de tocarla en el Carnegie Hall de Nueva York y el protocolo indica: Gringolandia, obra de compositor gringo/ emblema; en su lugar, las creaturas del Enormísimo Cronopio hubiéramos puesto a Volfi Mozart, su sinfonía Praga, por ejemplo.

Lee aquí la nota completa.

Últimas noticias