Laura Esquivel presenta su libro ‘Mi negro pasado’ en la FIL de Minería

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Mi negro pasado (Editorial Suma), último libro de la trilogía de Laura Esquivel que empezó con Cómo agua para chocolate, tiene que ver mucho con una voz de una raza que “está en este país”, no obstante que “a los afrodescendientes en México la Constitución todavía no les da los derechos que se merecen. No los tienen. No los acepta nuestra Constitución. Es absurdo lo que sucede, como nosotros mismos hemos negado algo que está allí”, expresó la autora en la presentación del tomo la tarde del domingo en la 39 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

Ante el público que llenó el Salón de Actos, Esquivel se refirió a la importancia de ir al pasado, pero para ver “qué es lo que dejamos olvidado que nos hace vivir un presente de dolor, de pesadilla, un presente que no nos merecemos”. En seguida la actual diputada federal preguntó: “¿Dónde se perdió el camino? ¿Dónde están esas presencias, ese rayito de luz? ¿Dónde está la guardiana del fuego en cada familia, alguien que nos puede ayudar a salir?”

La conclusión está en las abuelas: “Allí es donde vamos a recuperar este país, lo que somos, la generosidad. Vamos a sembrar para compartir, para reunirnos, para establecer ceremonias, rituales que nos recuerdan quiénes somos, que nos mantengan sonriendo, viviendo, en unión, ahora más que nunca”.

Víctor Manuel Medina, guionista, asesor literario y amigo, reiteró que el ciclo de novelas concluyó en el mismo tiempo que Esquivel ocupó un curul en la Cámara de Diputados, espacio en el que por medio de su voz defendió los mismos principios que definen a sus personajes: la verdad, la justicia, la unidad entre las personas y el amor que mantiene cohesionado al mundo.

La libertad, pero “la verdadera, la que hace espíritus libres y dichosos. No la que trata de ocupar tramposamente la codicia de los banqueros y mercachifles destructores del mundo que hablan de uno libre cuando sólo propician uno de esclavos enajenados y profundamente infelices”, agregó Medina.

Esquivel leyó dos fragmentos de Mi negro pasado que fueron intervenidos por el Trío de Blues, ya que una de sus pasiones es la utilización de la música como manera de enlazar corazones, emociones e historias.

Últimas noticias