En el sexenio la economía creció 50% menos de lo programado