Propone Irlanda del Norte permanecer en el mercado único europeo

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Bruselas. Irlanda del Norte seguirá dentro del mercado único europeo y de la unión aduanera después del Brexit si Reino Unido no concreta otras propuestas para evitar una "frontera dura" entre esa región y la República de Irlanda, dijo hoy el negociador jefe europeo para el Brexit, Michel Barnier, en Bruselas.

Londres y Bruselas comenzarán a trabajar en esa tercera opción, que supone una alternativa a una "frontera dura" y a la permanencia de todo Reino Unido en el mercado único y la unión aduanera. En ausencia de otras soluciones, "es nuestra responsabilidad incluir esta tercera alternativa en el texto del acuerdo para garantizar que no habrá frontera dura, sean cuales sean las circunstancias", dijo Barnier, al informar de una semana de negociaciones sobre el Brexit.

"Debemos empezar ahora a definir legalmente cómo funcionaría ese escenario en términos operativos, no debe haber ambigüedad", añadió Barnier. Londres accedió a negociar esa opción en paralelo a las otras dos alternativas. La primera ministra británica, Theresa May, dijo que la solución supone un "plan B de último recurso". Antes de octubre, cuando todos los aspectos de la salida de Reino Unido deben haberse cerrado, debe estar claro cómo se resuelve la cuestión fronteriza, advirtió Barnier.

El pasado diciembre, Reino Unido se mostró de acuerdo en evitar una verdadera frontera extracomunitaria entre Irlanda, miembro de la UE, e Irlanda del Norte, región de Reino Unido que quedaría fuera del bloque después del Brexit, uno de los temas más espinosos de las negociaciones.

Entonces, Londres dijo querer evitar esa frontera "dura" a través de un acuerdo amplio que regulara la relación futura de Reino Unido y el bloque, pero señaló que si eso era imposible, propondría "soluciones específicas para resolver las circunstancias únicas de la isla de Irlanda".

Una de las cuestiones principales de esa relación futura es si Reino Unido seguiría formando o no parte del mercado único y la unión aduanera. Barnier exigió hoy al Gobierno británico que lo decida rápidamente.

May lo ha rechazado hasta ahora pero quiere una relación comercial estrecha que suponga las menores tasas aduaneras posibles entre las dos partes, y Bruselas exige una mayor concreción al respecto.

Barnier acusó hoy a Londres de no resolver interrogantes sobre la era post Brexit y de falta de claridad sobre cómo será la relación entre las partes partir de marzo de 2019.

La UE alertó además que no debe darse por hecho el acuerdo que regule el periodo de transición post Brexit, debido a las diferencias "sustanciales" que siguen existiendo. Barnier alertó de que siguen sin cerrarse muchos detalles que permitirían mantener el statu quo entre marzo de 2019 y finales de 2020.

Entre otras cosas, Reino Unido sigue sin acceder a la demanda de Bruselas de permitir el libre movimiento de ciudadanos durante el periodo transitorio, que permitiría a los ciudadanos de la UE llegar a Reino Unido con derecho a quedarse hasta el último día del periodo de transición.

"Si los desacuerdos persisten, no se puede dar por hecho el periodo de transición", dijo Barnier. "Si Reino Unido quiere disfrutar las ventajas del mercado único, la unión adunera y políticas comunes, tiene que aceptar todas las reglas y obligaciones hasta el final del periodo de transición, es lógico".

También desde Irlanda se pedía hoy claridad a May sobre la frontera.

La ministra irlandesa de Asuntos Europeos, Helen McEntee, advirtió que una solución a esa delicada cuestión parece "cada vez más difícil".

Irlanda sigue creyendo que la mejor solución "sería que Reino Unido se quedara en el mercado único y la unión aduanera o en una forma de unión aduanera", dijo McEn en declaraciones a Radio 4 de la BBC.

Los británicos decidieron abandonar la UE en un referendo en 2016, por un estrecho margen. Pero en Irlanda del Norte, el 56 por ciento optó por la permanencia.

Últimas noticias