Piden a CIDH revisar fijación de salario mínimo

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, con el respaldo de otras 69 organizaciones de la sociedad civil, presentaron hoy ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) una queja para que se revise el caso del salario mínimo, cuya fijación está por debajo de la línea de la pobreza, viola la Constitución y constituye un atropello a los derechos humanos conforme a los tratados internacionales suscritos por México.

Así mismo en una acción paralela y con el mismo propósito presentará un informe alternativo ante el Comité de Derechos Económicos Sociales y Culturales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Dicho Comité especializado, con sede en Ginebra, Suiza vigila el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales (PIDESC), por parte de los estados –que como México- lo han suscrito.

En conferencia de prensa, Alberto Serdán, coordinador de Acción Ciudadana frente a la Pobreza, Roberto Vélez, director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias y Rogelio Gómez, integrante del núcleo coordinador de Cohesión Social coincidieron en que el “bajo salario mínimo” existente en México, “funciona como un lastre” para combatir la pobreza y desigualdad en el país.

Expusieron que el salario mínimo es el penúltimo más bajo en América Latina, “está por debajo de Guatemala, Panamá, El Salvador y Honduras y en el caso de los países de la OCDE en 2016 fue el más bajo, era menos de la mitad de un dólar por hora, mientras en Australia, el mejor ubicado, casi rondaba los 18 dólares.

Ante la CIDH, instancia que deberá emitir una recomendación al Estado mexicano se presentó un caso concreto: el de Luz, que  llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y se sobreseyó solo por cuestiones “técnicas”. Luz es una trabajadora de limpieza de un restaurante de la Ciudad de México. Es jefa de familia y tiene dos hijos. Trabaja más de 8 horas diarias y gana el salario mínimo. Vive en el Estado el México y cada día ocupa cuatro horas en promedio para trasladarse de su casa a su trabajo. Para el año 2016 gastaba 30 pesos diarios en transporte público, invertía la mitad de su salario en trasladarse para ir a trabajar. El salario mínimo fijado para ese año en México fue de 73 pesos diarios, lo equivalente a 3 dólares y medio al día.

Cabe señalar que pese a que el salario mínimo se desindexó se diversos conceptos, se sigue utilizando el argumento de que su alza provocaría inflación, situación que ha sido rebatida por diversos estudios y realidades.

Indicaron que el salario mínimo sube tan poco que ni siquiera alcanza para comprar lo básico. En 2015 fue de 70.10 pesos diarios, en 2016, de 73.04, en 2017 de 80.04 y para este año es de 88.36 pesos.

“Luz decidió presentar un amparo ante el sistema judicial que llegó hasta la SCJN, porque el salario mínimo fijado por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) no cumple con lo previsto en la Constitución”.

En la sentencia correspondiente la SCJN, reconoce que el salario mínimo es un tema de alta sensibilidad y de interés social, además de un derecho social como lo manda el artículo 123 de la Constitución.

En la sentencia que niega el amparo, la Corte concluye que el salario remunerador reconocido por el artículo 123 constitucional es un derecho social y recomendó que “el monto que fije la Comisión Nacional de los Salarios Mínimo efectivamente cumpla su contenido constitucional”:

La petición de la sociedad civil a ambos organismos internacionales tiene como objetivo enfrentar las decisiones del estado mexicano que a través de la Conasami viola la Constitución, tal y como lo menciona la sentencia de la Suprema Corte y el documento publicado desde 2016 por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

“Agotadas las instancias de la justicia nacionales, se reclama ante la CIDH una violación de derechos humanos que afecta a millones de personas al fijar el monto de los salarios mínimos por debajo de la línea de pobreza, por ser una cantidad evidente y notoriamente insuficiente para satisfacer las necesidades básicas de una persona trabajadora y su familia en el orden material, social y cultural”.

“Se exige que el salario mínimo supere el umbral del costo de la canasta básica que difunde mensualmente el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y se usa como línea de bienestar para medir la pobreza”. Actualmente, aún con el “reciente aumento de diciembre del año pasado, al salario mínimo le faltan 11 pesos al día para adquirir los bienes y servicios contenidos en la canasta básica”.

Plantearon que una vez que el salario mínimo cubra el costo de la canasta básica, se inicie un proceso de recuperación gradual que permita a los hogares mexicanos resarcir el poder adquisitivo de su ingreso laboral sin afectar la productividad de las empresas, la generación de empleo o el crecimiento económico.

Entre las organizaciones de la sociedad civil que respaldan la petición hecha a la CIDH, están: el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), Unión Social de Empresarios de México, A.C. (USEM), Centro de Análisis e Investigación Fundar, Patronato Pro Mazahua, Oxfam, Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), Alianza Fundaciones Comunitarias México, A.C., Youthbuild Internacional México, A. C, el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (Rimisp) y Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadac), entre otros.

Últimas noticias