Pactan en EU presupuesto para dos años

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Washington. Los líderes de la mayoría republicana y la oposición demócrata del Senado de Estados Unidos anunciaron el miércoles un acuerdo que eleva los topes presupuestarios para 2018 y 2019, una medida que, de ser aprobada por el Congreso, evitará una inminente crisis fiscal.

"Me complace anunciar que hemos llegado a un acuerdo de dos años para aumentar los topes del gasto para la defensa y las urgentes prioridades nacionales muy por encima de los niveles de gasto actuales", dijo el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, en el pleno de la Cámara alta.

El acuerdo se sumaría a un proyecto de gastos de emergencia aprobado el martes por la cámara baja y con el que se busca evitar el cierre del gobierno el jueves a medianoche.

En momentos en que los senadores anunciaban el acuerdo, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien tenía la palabra en la cámara, declaró que se opondría a la medida a menos que los republicanos pusieran a votación un proyecto para proteger a los jóvenes.

Esto generó dudas acerca de si el plan sería aprobado por la cámara baja, donde los republicanos conservadores se oponen a aumentar el gasto fiscal.

El acuerdo en el Senado incluye casi 90 mil millones de dólares en ayuda a Texas, Florida y Puerto Rico, devastados por huracanes. Elevaría el límite de endeudamiento del gobierno para impedir que el país caiga en mora de sus obligaciones por primera vez en la historia, algo que podría suceder en cuestión de semanas.

El martes, la cámara aprobó un proyecto que mantendría al gobierno en funcionamiento hasta el 23 de marzo, pero el proyecto del Senado lo anularía.

Los senadores demócratas han abandonado su estrategia de usar el presupuesto para arrancar concesiones sobre inmigración y en particular la protección de los “dreamers”. En cambio, Schumer obtuvo decenas de miles de millones de dólares para otros proyectos prioritarios con la esperanza de desempantanar el problema de la inmigración más adelante.

El acuerdo pondría fin a un congelamiento presupuestario que amenaza tanto a las fuerzas armadas como a problemas internos como la lucha contra el abuso de opioides y el sistema de salud de los veteranos de guerra.

El meollo del acuerdo rompería los “límites” sobre los presupuestos de Defensa e Interior que el Congreso debe aprobar cada año. Son un resto de un acuerdo presupuestario fallido de 2011 que han causado problemas de preparación a las fuerzas armadas y falta de fondos a la Agencia de Protección Ambiental, el servicio de recaudación de impuestos y otras agencias.

Últimas noticias