Se amplía el uso de drones para fumigar cultivos

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de MéxicoLa revolución tecnológica no sólo está comenzando a sustituir al ser humano en las actividades secundarias y terciarias, sino en también ámbitos básicos de la economía como la agricultura, donde con el uso de drones para fumigar se puede reducir el número de jornaleros y prevenir la pérdida de cultivos entre 19 y 12 por ciento.

Con la implementación de nuevas tecnologías, los modelos de negocio están cambiando, pues según la empresa Manpower la cuarta revolución industrial no solo impacta a la industria manufacturera, sino otros actividades humanas, una de ellas es el campo, donde empresas como Agrodrone busca sustituir el uso de avionetas o tractores con drones en las tareas de fumigación.

Una de las características de los nuevos modelos de negocio es hacer más con menos. Un ejemplo de ello es el uso de ese tipo de artefactos que de acuerdo con el director general de Agrodrone, Cristhian Engemann, reduce los costos para los productores agrícolas.

En entrevista abundó que necesita menos insumos como agua, así como menos personas dedicadas a la fumigación. Ejemplificó que si se usan cuadrillas de alrededor de cuatro jornaleros para fumigar, con el uso de un drón, este se reduce a dos personas, una de ellas el piloto, quien lo opera.

Resaltó que los peligros para los jornaleros se reducen, ya que en muchas ocasiones las persona que son contratadas para hacer las fumigaciones no cuentan con la capacitación suficiente para maniobrar sustancias tóxicas para el ser humano, además de tener que carga una mochila que pesa alrededor de 40 kilogramos y utilizar equipo especializado.

Pero utilizar equipo de este tipo en cultivos de México no sólo prevé disminuir riesgos para la salud de los trabajadores, sino también el tiempo para hacerlo, ya que estos aparatos tardan en fumigar una hectárea en alrededor de 20 minutos, contra una hora hombre si lo hiciera una escuadrilla. El directivo resaltó que en un sólo día pueden fumigar 20 hectáreas.

Agregó que la idea es que los productores empleen en otras actividades a sus trabajadores, para agilizar el proceso.

Engemann comentó que si se aplica bien el plan diseñado por cultivo, es decir fumigar mediante el uso de drones, puede reducir la pérdida de cultivos, que en promedio es de 25 por ciento por cosecha, para que esta cifra oscile entre 19 y 12 por ciento.

Pero estos drones no sólo son usados para la fumigación, pues también sirven para mapear y verificar la salud de los cultivos, es decir, procesan la información, tal como menciona el informe Revolución de habilidades de Manpower sobre la transformación de la infraestructura física y de activos a través de la tecnología.

El directivo comentó que por el momento los drones están disponibles para casi todo tipo de cultivos, pero aún no están disponibles para árboles frutales, sector al cual planean llegar en este mes a través de un dron modificado por agrónomos y especial para ese tipo de agricultura.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en el país existen 6.4 millones de terrenos agrícolas y el 96.8 por ciento es de agricultura a cielo abierto, siendo el 79.7 por ciento dedicados al maíz y el 51.9 por ciento son productores pequeños, pues cuentan con dos hectáreas o menos.

 

Últimas noticias