El amor al conocimiento impulsó a Benita a titularse a los 87 años

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Benita Socorro Calderón Ibarra, recién titulada por la UACM a sus 87 años, demostró que la importancia de la educación no radica en “conseguir un empleo”, sino en el aprendizaje, el amor al conocimiento, señaló su asesor de tesis, Itzam Pineda Rebolledo.

Benita acaba de terminar la licenciatura en ciencias sociales, la cual combinó con su trabajo desde que ingresó en 2003, luego de 40 años como bibliotecaria en la UNAM.

Fue su hijo quien la impulsó a continuar con sus estudios. “Muy estricta con nosotros, pero tú te quedaste a la mitad”, le dijo, según relató Benita a este diario.

“¿Cómo será nuestra sociedad?” fue la pregunta que concibió debido a su gusto por la lectura y que la llevó a aventurarse a cursar la carrera, lo que le tomó 14 años.

Sus compañeros describen a la alumna de la UACM de mayor edad como una estudiante comprometida. Le gustaba llegar a sus clases con “algo preparado, ya tenía sus resúmenes”, recordó Mónica Medina Perea.

Pineda Rebolledo, su asesor, se remontó a su primer encuentro con Benita y recordó cómo ella fue la primera en invitar a sus compañeros en la clase de historia de México. “La educación es de participar, no nada más estar sentados ahí”, les dijo ella.

 

Últimas noticias