Libro recupera obra y método del director teatral Ludwik Margules

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Considerado un innovador del teatro en México, el maestro Ludwik Margules (1933-2006) es homenajeado por María Teresa Paulín con un libro que hace una reflexión sobre su trabajo como guía y creador del director de escena, teórico, traductor, ensayista y guionista de origen polaco.

El teatro depurado y sin concesiones de Ludwik Margules es el título del volumen escrito por la actriz y egresada del Foro Teatro Contemporáneo, quien lo concibió primero como su tesis doctoral en la Universidad de la Sorbona, en París, Francia, la cual le tomó cuatro años.

La Secretaría de Cultura federal explicó que el material, publicado por Paso de Gato, está dividido en cuatro secciones: El origen del teatro de Ludwik Margules, La concepción de la puesta en escena, Su método en la dirección de los actores y La integración del público.

Para la investigadora del Instituto de Artes de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), el ensayista y guionista fue “un director sin reserva que se jugaba el todo por el todo, con arrojo y capacidad para correr todos los riesgos posibles”.

En la obra, la autora hace un análisis de ocho de los 40 montajes que hizo el reconocido director para asimilar sus conceptos teatrales, su discurso escénico y cómo fue su evolución en la práctica del teatro, entre ellas La trágica historia del doctor Fausto (1966), A puerta cerrada (1969), Ricardo III (1971) y De la vida de las marionetas (1983).

María Teresa Paulín describe a Margules como un director temerario, el primero en recurrir al actor y a su mundo interior con un rigor sin concesiones, quien reemplazó la grande elocuencia teatral de las escenas mexicanas por un teatro más íntimo que comunicara a un nivel más profundo con el público.

“Su vasto conocimiento del lenguaje teatral y su enorme trabajo pedagógico enriquecieron el teatro mexicano, sus puestas en escena dirigidas a un público intelectual se caracterizó por un lenguaje poético”, destacó.

Para Paulín, el director naturalizado mexicano se consagró a formar actores capaces de reflexionar e imaginar proporcionándole referencias universales y exigiéndoles con una disciplina histórica. “Fue el primero en depurar su material en busca de lo esencial de la puesta en escena y en despertar las emociones del actor a través de su método transgresor que les facilitaba el conocimiento de sí mismos”.

Para ella, el método que usaba le permitía combatir la inmediatez, no despertarse un día y tener la ocurrencia de montar una obra, para Margules el escenario no era el basurero de las ocurrencias. “En cada puesta siempre hubo una búsqueda, método y las herramientas se fueron transformando, todo enfocado a un discurso o postura clara”.

La publicación también presenta testimonios de personalidades como Arturo Ríos, Ana Ofelia Murguía, Alejandro Luna, David Olguín, Hilda Valencia, Rodrigo Vázquez y Alejandro Navarrete, con las que se ofrece un abanico de visiones alrededor del genio creador, lo que muestra que contó y trabajó con muchos colaboradores.

Ludwik Margules nació en Varsovia, Polonia el 15 de diciembre de 1933. Murió en la Ciudad de México el 7 de marzo del 2006.

Últimas noticias