Tras deshielo con EU, impulsa Cuba el inglés