Opinión
Ver día anteriorDomingo 12 de agosto de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Preguntas sobre los archivos de Plural y Vuelta
Ivan Restrepo
L

a idea de una revista de crítica y literatura no localista la maduraron durante varios años Octavio Paz y Carlos Fuentes. Se hizo realidad en octubre de 1971 gracias a Julio Scherer y Manuel Becerra Acosta, entonces director de Excélsior. Bajo ese patrocinio, Plural se publicó mensualmente hasta julio de 1976, cuando el gobierno de Luis Echeverría asestó el golpe que acabó con uno de los diarios más importantes del mundo.

Fueron 58 números que, bajo la dirección del poeta, acercaron a México lo mejor de la literatura mundial, a la par que daban a conocer los valores de la nuestra. Tanto Paz como Fuentes escribieron ensayos, poemas, cuentos, comentarios, reseñas, pero supieron abrir sus páginas a autores consagrados y los que entonces no lo eran tanto, como Gustavo Sainz.

Esa tarea la continuaría Octavio Paz con la revista Vuelta, cuyo primer número apareció el mismo año del golpe a Excélsior. Se publicó hasta poco después de la muerte del poeta en 1998. Igual que su predecesora, ocupó un lugar fundamental en la difusion de la literatura, el arte, la política, tanto de México como del resto del mundo.

La Biblioteca de la Universidad de Princenton adquirió los archivos de ambas revistas. Lo que debe aclararse es cuándo adquirió dichos archivos y a través de quién o quiénes. Y cuánto pagó por ello.

Todo indica que la viuda del poeta, Marie José, no estuvo enterada y por lo tanto no partició en dicha transacción comercial. Pero lo que sí se sabe es que esos archivos estaban en cajas y carpetas en las oficinas de la revista Vuelta, tal y como lo señala John King en su libro Plural en la cultura literaria y política latinoamericana, editado por el Fondo de Cultura Económica.

Si esto es así, los archivos no debieron de ninguna manera ser vendidos y menos a una institución extranjera. Debieron conservarse como patrimonio artístico al lado de los otros documentos que el poeta dejó a su esposa, declarada por él como su heredera universal.

Tres preguntas al calce: ¿cuándo y bajo qué condiciones se entregaron a Princenton los citados archivos? ¿Qué institución patrocinó la digitalización de la revista Vuelta?, si ese fue el caso. Y finalmente ¿con base en qué el acceso a dichos archivos se debe hacer desde el portal de la revista Letras Libres?