Sociedad y Justicia
Ver día anteriorViernes 13 de julio de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Crece incidencia de sobrepeso en mujeres; se reduce en hombres
Jessica Xantomila
 
Periódico La Jornada
Viernes 13 de julio de 2018, p. 41

Mientras que en los hombres en algunos casos han disminuido los índices de sobrepeso y obesidad, en las mujeres es al contrario: en 2012 la prevalencia de estos padecimientos en mayores de 20 años fue de 70.5 por ciento, en tanto que en 2016 fue de 75.1 por ciento, informó el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

En ese periodo se registró que los hombres con el mismo rango de edad se mantuvieron en una prevalencia del 69.4 por ciento.

En el caso de los menores de edad, en niños este índice pasó de 36.9 a 33.7 por ciento, y en las niñas fue de 32 a 32.8 por ciento, en el mismo periodo. Respecto a los adolescentes, en los varones fue de 34.1 a 33.5 por ciento, y en las mujeres fue de 35.8 a 39.2 por ciento, expuso el instituto, basado en diferentes estadísticas.

La dependencia señaló que una tercera parte de las mujeres de 20 años o más y dos quintas partes de las adolescentes, tienen sobrepeso u obesidad. En general, añadió, el consumo de bebidas azucaradas, aunado al de comida rápida con baja carga alimenticia y alto nivel de grasa y carbohidratos, además de la baja actividad física, han originado un problema de salud pública.

Cifras del Inmujeres dadas a conocer a principios de año muestran que el porcentaje de mujeres que realiza algún deporte en su tiempo libre ha disminuido, pues mientras en 2013 eran 38 por ciento, para 2017 fueron 36 por ciento.

La brecha entre hombres y mujeres que se ejercitan sigue siendo amplia. Cifras del Módulo de Práctica Deportiva y Ejercicio Físico que presenta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, arrojaron que en 2013, 50.2 por ciento de los varones realizaba ejercicio, en tanto que sólo 38 de ellas lo hacía.

El Inmujeres resaltó que ser mujer u hombre tiene un impacto diferenciado en la salud, no sólo debido a los factores biológicos y fisiológicos propios de cada sexo, sino que responde también a diferencias de género, relacionadas con factores sociales y culturales, así como con creencias y valores.