Política
Ver día anteriorLunes 28 de mayo de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 

Sólo el aromático orgánico tiene mercados asegurados y alcanza sobreprecios

Los bajos precios internacionales del café no alcanzan para cubrir costos de producción
Angélica Enciso L.
 
Periódico La Jornada
Lunes 28 de mayo de 2018, p. 18

Mientras los productores de café convencional enfrentan los bajos precios internacionales que ni siquiera les permiten cubrir los costos de producción –3 mil pesos el quintal (46 kilos de café)–, los que cosechan orgánicos tienen mercados asegurados y alcanzan sobreprecios gracias a que llegan a clientes que reconocen la calidad del aromático.

Fernando Celis, de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Cafetaleras, sostuvo que el mayor problema que enfrentan los cafeticultores, luego de que con retraso superaron la crisis de la plaga de la roya del café que se dio hace seis años, son los precios bajos. Recordó que durante la cosecha pasada, el precio promedio a nivel nacional fue de 2 mil 600 pesos el quintal de café pergamino; la cosecha de este año costaba mil 800 el quintal, hasta hace dos meses, y en estos días mejoró un poco por la devaluación del peso, para llegar a mil 900 pesos.

Agregó que se deben revisar las importaciones del aromático que, por ejemplo, llega a México de Honduras a bajo precio, y consideró que hace falta un acuerdo internacional de países productores.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura, para el ciclo 2018-2019 se estima la producción de 4 millones de sacos de 60 kilos, 5.8 por ciento más que el año previo, de los cuales 350 mil son de café orgánico, que se produce en Chiapas, Oaxaca, Veracruz y Puebla. Las exportaciones, en 53 por ciento, van a Estados Unidos; el resto va a la Unión Europea, Japón, Cuba y Canadá.

La organización Campesinos Ecológicos de la Sierra Madre de Chiapas (Cesmach), integra a 623 productores que cosechan en 2 mil 950 hectáreas, con 30 mil quintales anuales de producción, y cuyo mercado lo tienen asegurado en la Unión Europea y Japón, gracias a que cuentan con las certificaciones de comercio justo y de producción orgánica, lo cual les permite diferenciarse del resto de la producción nacional, explicó Sixto Bonilla.

Mencionó que los precios internacionales van a la baja; el café convencional no es tan competitivo, pero el orgánico sí. Explicó que el café que comercializan es cultivado bajo sombra y este año se hará un ejercicio con productores para que tengan una mejor calidad. Con experiencia de 24 años en la certificación de producción orgánica y con 17 años de contar con la de comercio justo, indicó que han enfrentado limitaciones para tener crédito, acceso a servicios, seguridad en el cultivo, asistencia técnica, aunque ahora ya tienen unas cuatro líneas de crédito para financiar al productor.

Recordó que la crisis de la roya afectó la producción y la calidad, fueron dos o tres años críticos, se estableció un programa de renovación de cafetales, y este año ya se rebasó con 24 por ciento la producción que teníamos, ya que con la plaga la cosecha bajó 30 por ciento.