Mundo
Ver día anteriorJueves 17 de mayo de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 

Al menos 80 pacientes con lesiones de bala esperan turno para una cirugía

Hospitales de Gaza, rebasados por los cientos de heridos durante las protestas

Jimmy Morales y Benjamin Netanyahu inauguran la embajada de Guatemala en Jerusalén

Foto
Un hombre de 32 años que recibió disparos durante las protestas del pasado lunes en Gaza, se recupera en la sala de cirugía del hospital Shifa, que ese día recibió a unos 500 heridos y no cuenta con suficiente personal médico ni con la infraestructura necesaria para atender a tantos pacientesFoto Ap
Ap y Reuters
 
Periódico La Jornada
Jueves 17 de mayo de 2018, p. 26

Ciudad de Gaza.

Numerosas personas heridas de bala atestaban el principal hospital de Gaza, y decenas aún esperaban cirugía, después de que soldados israelíes mataron a tiros a 59 palestinos y dejaron heridos a unos 700 durante las protestas del pasado lunes en la frontera de Gaza.

La elevada cifra de víctimas tuvo repercusiones diplomáticas adversas para Israel y le granjeó nuevas acusaciones de uso excesivo de la fuerza contra manifestantes desarmados. El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas comenzó el martes la sesión con un minuto de silencio por los muertos, y el enviado especial del organismo mundial para Medio Oriente declaró: no hay justificación para la matanza.

Turquía expulsó al embajador de Israel, y diversos países europeos pidieron una investigación internacional.

Israel dijo que tiene derecho a proteger su frontera y las comunidades vecinas, y acusó al grupo Hamas –que gobierna Gaza– de perpetrar ataques bajo el disfraz de protestas.

La confrontación fronteriza del lunes fue la culminación de una campaña de protestas que se extendió por semanas para tratar de romper el bloqueo fronterizo que Israel y Egipto impusieron después de que Hamas asumió el control de Gaza en 2007. Las protestas, convocadas por Hamas, son atizadas por la desesperación cada vez mayor entre los 2 millones de habitantes de Gaza que viven entre pobreza y desempleo, falta de suministro eléctrico hasta por 22 horas al día y aplastantes prohibiciones a los viajes y el comercio.

Otro elemento que atizó las protestas fue la reubicación, el pasado lunes, de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén. Medida a la que se sumó Guatemala este miércoles con una ceremonia encabezada por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente del país centraomericano, Jimmy Morales. Los palestinos pretenden que Jerusalén oriental, que se anexó Israel, sea su futura capital.

Incluso desde antes del reciente derramamiento de sangre, el sistema de salud de Gaza, con 13 hospitales públicos y 14 clínicas dirigidas por ONG, enfrentaban carencias para atender a pacientes debido a la escasez de medicinas y equipo quirúrgico causada por el bloqueo.

El Hospital Shifa, en la ciudad de Gaza, recibió a unas 500 personas heridas el lunes, de las cuales más de 90 por ciento tenían heridas de bala, dijo Ayman Sahbani, director del hospital. De esos heridos, 192 necesitaban cirugía.

Para la media tarde del martes, los cirujanos sólo habían realizado 40 operaciones ortopédicas, y 80 pacientes aguardaban turno.

En una habitación, Ibrahim Ruhmi descansaba en una cama con vendajes en ambas piernas. Había recibido un tiro en la pierna derecha, mientras en la izquierda tenía heridas de metralla. Afuera del cuarto, su madre lloraba sentada en una silla en el pasillo.

De repente, la hermana del herido comenzó a gritar a las enfermeras en un estallido de frustración. ¡Su pierna se pudrirá! ¿Qué están esperando? ¿Esperan a que se pudra para que puedan amputarla?

Un agente de la policía de Hamas, quien estaba desplegado como guardia de seguridad en el pabellón, trataba de calmarla, sin éxito.