Mundo
Ver día anteriorJueves 3 de mayo de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Según la autoridad, más de 4 mil cadáveres ya fueron entregados a sus familiares

En 12 años se han hallado restos de 9 mil víctimas de paramilitares en Colombia
Afp y Sputnik
 
Periódico La Jornada
Jueves 3 de mayo de 2018, p. 30

Bogotá.

Los cadáveres de 9 mil víctimas de paramilitares han sido hallados y exhumados en Colombia desde la desmovilización en 2006 de esas milicias de extrema derecha, informaron este miércoles autoridades judiciales.

De acuerdo con la fiscalía, los cuerpos estaban en fosas comunes y fueron hallados gracias al relato de ex miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que se acogieron al marco jurídico del proceso de desarme.

Los 9 mil cuerpos han sido localizados y exhumados con información proporcionada por testigos, integrantes de las organizaciones criminales que se han apegado a la ley de justicia y paz, dijo Mery Conejo, directora de Justicia Transicional de la fiscalía.

La funcionaria precisó que los restos de 4 mil 296 personas ya fueron entregados a sus familias en nueve departamentos del país, la mayoría en Antioquia (noroeste) y en Magdalena (norte).

El gobierno del presidente Álvaro Uribe (2002-2010) pactó en 2006 la desmovilización de las AUC y creó la ley de justicia y paz, que otorgó a los paramilitares penas máximas de ocho años a cambio de que los ultraderechistas confesaran sus crímenes, algunos de lesa humanidad.

Colombia vive un conflicto armado de más de medio siglo que ha enfrentado a guerrillas, paramilitares, agentes estatales y narcotraficantes, con saldo de al menos 8 millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados.

El gobierno de Juan Manuel Santos firmó a finales de 2016 un acuerdo que desarmó y transformó en partido político a los rebeldes de las entonces Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

El pacto prevé la creación de una unidad de búsqueda de desaparecidos, que según fuentes oficiales son casi 83 mil, cifra superior a la de todas las dictaduras del cono sur.

En este contexto, el alto comisionado para la paz, Rodrigo Rivera, y la dirigencia de la ahora Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, se acusaron mutuamente de incumplir el acuerdo de paz.