Política
Ver día anteriorViernes 1º de septiembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

A su tiempo el partido definirá el mecanismo para elegir aspirante, sostiene

José Narro asegura que no se considera precandidato a la Presidencia del país
Roberto Garduño y Enrique Méndez
 
Periódico La Jornada
Viernes 1º de septiembre de 2017, p. 7

En los círculos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el doctor José Narro es considerado precandidato a la Presidencia, pero el secretario de Salud respondió ayer, con su inagotable buen humor: No admito esa condición que usted dice. Entre las risas que generaron sus declaraciones, surgió la pregunta: “¿Es el tapado?”

Con el buen talante de siempre, el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reviró: ¿Cómo me ven? ¿Como si me hubiera pintado Abel Quezada? Y se remontó a la campaña publicitaria de una compañía de cigarros, que combinó la sucesión presidencial de 1958 –cuando fue designado Adolfo López Mateos y que según las crónicas fumaba Delicados– y que por aquellos días rezaba “El tapado fuma Elegantes”.

El doctor Narro completó: “Ya no es aquel asunto del tapado con el cigarro, que todo mundo decía ‘¡ah, ya sé quién es!’ Hoy todo es más transparente”.

Ayer, Narro acudió a la plenaria de los diputados federales del tricolor. Ahí insistió que el PRI ganará la Presidencia de la República. Nos asiste la razón y su comentario de cierre derivó en una ovación de los legisladores. ¡Arriba el doctor Narro!, exclamó una diputada.

Después ofreció una conferencia de prensa, en la explanada de la Cámara. En el camino, un hombre se le acercó con una petición médica, en un trozo de papel: Es una llamada de auxilio. No la desatienda, por favor.

El titular de Salud llevó la conferencia de prensa en el mismo tono que privó en la reunión con los diputados –hoy vengo a hablar hasta de salud– y cuando se le preguntó por qué está convencido de que el PRI ganará la Presidencia contestó: Me lo dijo un pajarito.

A una reportera que lo grababa con su celular le envió un beso que desprendió con su índice.

Más formal indicó que no participó en la plenaria por un interés electoral. “A mí me preocupan los problemas que el país ha tenido siempre. No por temporadas, no por modas, no por algún momento… Lo que sucede, y de verdad lo digo, es que todavía no hay definiciones para tener una expresión en algún sentido. El partido definirá el mecanismo. Cuando vengan esos tiempos ya verán. No sean tan impacientes”.

En la dirección opuesta, los diputados del PRI sí observaron la participación de los funcionarios como una especie de pasarela. De hecho, será la última vez que se reúnan, en grupo, con ellos antes de que a finales de este año el tricolor emita la convocatoria interna y elija al candidato.

Así que el contexto también suavizó a los legisladores.

La reunión plenaria previa, en un hotel de Polanco, fue abundante en reclamos a los integrantes del gabinete del presidente Enrique Peña Nieto.

Ahora, miércoles y jueves, las preguntas tuvieron hasta un tono más didáctico y, según los propios priístas, las reuniones con Narro; José Antonio Meade, secretario de Hacienda; Aurelio Nuño, titular de Educación, y la comida de ayer con Miguel Ángel Osorio Chong, de Gobernación, fueron tersas.

Según la lista del coordinador de los senadores, Emilio Gamboa Patrón, cualquiera de los cuatro secretarios puede ser el candidato. La respuesta a la cautela salió de la entraña tricolor: Sí, somos diputados, pero no comemos lumbre.

También el secretario de Gobernación ofreció una breve conferencia de prensa, después del encuentro con los diputados.

–¿Se ve con los atributos que el Presidente menciona para ser el candidato? –se le preguntó.

–En el PRI, con ese perfil hay muchos y muchas. Hay una militancia activa, que ha trabajado para nuestro país desde el municipio y hasta el orden federal. A diferencia de otros, en el PRI hay una cartera muy importante de mujeres y hombres que pueden ser postulados a éste y a cualquiera de los tres mil 336 cargos que estarán en disputa el próximo año.

El coordinador de la bancada, César Camacho Quiroz, evaluó que los discursos de los secretarios no fueron de pasarela. Si alguien tiene aspiraciones, mi impresión es que debe cumplir con lo que tiene a su cargo. No vale la pena que la distracción, por un posible proyecto de futuro los distraiga de su responsabilidad.

De pasada, una diputada deslizó: hoy vino nuestro gallo.