Espectáculos
Ver día anteriorDomingo 13 de marzo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 

Presenta espectáculo en Plaza Antara

La Roña ha ayudado a definirme: Darío T. Pie
Arturo Cruz Bárcenas
 
Periódico La Jornada
Domingo 13 de marzo de 2011, p. a11

Regresa a los escenarios La Roña, personaje de Darío T. Pie, quien con ingenio e ideas extraídas de la coyuntura noticiosa la hace hablar; en esta ocasión sobre una materia en la que es musa y maestra, capaz de disertar horas sobre el amor y el sexo, sin echar rollo y sin aleccionar al público que tiene la suerte de verla, ahora en El Voilà, de Plaza Antara.

La entrevista es a mitades, entre Darío T. y La Roña, quien sale de la tumba, desde donde ve a los mexicanos, para rendirle pleitesía a la actriz Jennifer Anniston quien llegó el jueves a un centro comercial cercano al Voilà: las estrellas, como ella y yo, tenemos que salir para complacer a nuestro público.

El actor agregó que La Roña tiene nueve años: Me ha definido en muchos sentidos. El acontecer diario la actualiza. He sido un buen rebelde que se ha buscado su propia trinchera.

El espectáculo comienza alrededor de las 21 horas, cuando todos tienen una que otra copita encima. Buen ambiente, buena música y con gran comodidad. Ya nos hemos presentado ahí y ha sido un éxito, por lo que ahora regresamos.

Luego habló La Roña. Lo primero que hizo fue protestar porque se le desmañanó para la entrevista. ¿Qué horas son estas de despertarme a mí, que soy una estrella?; agrega con una carcajada socarrona: A Jennifer Anniston ¡se le fue su (Brad) Pitt! Aniston sólo viene a llevarse un dinero y a promover un perfume que vaya Dios a saber que tan bien huela, exclama.

El espectáculo se llama La Roña enamorada, donde la diva se viste de hada, pues es capaz de hechizar o dar un pase mágico para que todos queden bajo el efecto de Cupido, de Eros y de todas las diosas que hacen que los seres humanos se entreguen por completo a otra persona, pero sin estorbos, como el machismo y la violencia. “Hablo del cuerpo del hombre y de la mujer, del canal de iluminación que es el sexo, y de lo que se puede lograr si entendemos lo que somos. También hablamos de los grandes maestros. ¡No están olvidados, sino sepultados! Si uno rasca y busca bien, encontrará el legado.

Hablo, por ejemplo, de Jesús, de Buda; en fin, de cualquier profeta de las grandes religiones del mundo. Hay que seguir la historia y siempre se encontrará un maestro. Pero no se piense que el pensamiento de La Roña es extranjerizante, pues también habla de figuras prehispánicas, como Quetzalcóatl, que también creó un mundo para que los humanos lo habitaran.

Lo anterior, asegura, no es perorata, sino es producto de varios estudios, pero no quiero arruinar las sorpresas, mejor vayan a verme.

Finalizó: se trata de llegar a hacer lo que verdaderamente somos, pues todo ser humano tiene que conectarse con el cosmos, porque somos hermanos de todos los seres que habitan el universo.