Economía
Ver día anteriorMiércoles 21 de abril de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Ese país no cumplió el tratado con Argentina, dice la resolución

La Haya: innecesario, desmantelar la fábrica de celulosa en Uruguay

Dictamina que el lado argentino no pudo comprobar la contaminación del río Uruguay

Ambientalistas aseguran que seguirán en la lucha

Foto
Argentinos que se oponen a la actividad de la planta de celulosa Botnia, por contaminar la cuenca del rio Uruguay, reaccionan con tristeza al escuchar la resolución de la Corte Internacional de La Haya, para la cual no es necesario que deje de funcionar la fábricaFoto Ap
Stella Calloni
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 21 de abril de 2010, p. 30

Buenos Aires, 20 de abril. En una resolución que era esperada aquí con fuerte expectativa, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya dictaminó que Uruguay incumplió el tratado firmado con Argentina en 1975; que este país, a su vez, no pudo comprobar la contaminación del río Uruguay que une a ambas naciones, y que no es necesario desmantelar una fábrica de celulosa construida en territorio uruguayo cerca esa vía fluvial.

Cientos de ambientalistas de Gualeguaychú, en la provincia argentina de Entre Ríos, esperaron la resolución junto al puente fronterizo, que mantienen cortado desde hace tiempo y que une esa ciudad con la uruguaya de Fray Bentos. Si bien festejaron que se haya reconocido el incumplimiento uruguayo, se mostraron desilusionados porque no se decidió que la planta finlandesa papelera de Botnia se retire, y decidieron que continuarán la lucha, que lleva ya siete años.

El máximo tribunal internacional estimó indispensable que el gobierno uruguayo informara al argentino y a la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) la autorización para que Botnia comenzara a funcionar y, al no hacerlo, no respetó el artículo 7 del estatuto de 1975, que imponía esa obligación.

La demanda relativa a los malos olores y su impacto en el turismo no es de competencia de esta corte, indicó la CIJ, transmitieron canales de televisión.

Los magistrados instaron a las dos partes a velar por el equilibrio ecológico de la cuenca del río Uruguay.

Según se definió, los expertos comprobaron que los niveles de contaminación en el río no habían aumentado ni se alteraron después de la instalación de Botnia. Por lo tanto, no existen motivos para ordenar el cese de la pastera (papelera) y no habrá compensación económica, como solicitó Argentina.

Desde Caracas, donde asistía a los festejos del bicentenario, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner sostuvo que lo más importante del fallo es que a futuro nada se podrá hacer sin consulta, y que la resolución consideró la posición argentina del no respeto al tratado del río Uruguay. También recordó que hay que respetar los acuerdos, y dijo que hubiera preferido que no se llegara al conflicto. Nadie puede sentirse conforme cuando existe un conflicto.

También dejó en claro que tenemos un cariño entrañable hacia Uruguay y en particular lo tengo hacia el presidente (José Mujica) y su familia, y propuso continuar trabajando en la relación con ese país, ya que el fallo va a permitir que construyamos mecanismos conjuntos de control sobre el río fronterizo.

El impacto en los medios uruguayos fue analizado aquí. Por una parte, algunos hablaban de resignación, pero por otra remarcaban que la planta de Botnia continuará en el lugar.

En general, en ambos países existe la percepción de que comienza otro momento político con el fallo.

También los ambientalistas deberán revisar sus métodos de lucha. En los últimos tiempos varios sectores repudiaron que se cerrara el puente a los uruguayos que iban a votar a su país, y hubo críticas contra las actitudes de los grupos más duros en Gualeguaychú por tratar de desviar hacia otros fines una lucha auténtica en defensa del medio ambiente