El Correo Ilustrado
Ver día anteriorDomingo 3 de mayo de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
El Correo Ilustrado

A tres años, el dolor por Atenco

H

oy se cumplen tres años de sentir este dolor, de que por querer callar a quien defiende la tierra y ya no quiere patrón, golpearon, mataron, asustaron. Toda su brutalidad exhibieron a los medios de comunicación que, como hoy, delirantes, insisten hasta la náusea en mentiras, como si a fuerza de repetirlas se convirtieran en razón.

Escuchamos entonces testimonios que nos partieron el alma y cuando ya sentíamos el miedo, recordamos y miramos a Magdalena y a Italia, a Mariana y a Trini, a Nelly y a Norma y a las Marías, las miramos a los ojos y el miedo se volvió pasión, y el dolor se convirtió en coraje, en valor, que no en rabia, y en fuerza la compasión.

Desde entonces y a mucha honra somos Mujeres sin Miedo.

No me da vergüenza decir que me duele todo el dolor humano, y mientras más siento el dolor, más amo. Mientras más siento el dolor de todas, más te amo, a tí y a la vida, como me enseñó la Frida.

Veo a Juana, condenada a no escribir, a callar, a no pensar, salir del claustro a ayudar a bien morir a quienes en las calles de la ciudad caían infectados de La Peste, la veo entregándose y sintiendo, eso no pudieron prohibirle, no sentir le era imposible y estos versos nos dejó:

Pero valor corazón

porque en tan dulce tormento

en medio de cualquier suerte,

¡no dejar de amar!

¡protesto!

¡Libertad y justicia para Atenco!

Ofelia Medina, Begoña Lecumberri, Carmen Huete, Humberto Robles, Giovanna Cavasola, Francesca Guillén, Beatriz Zalce, Julieta Egurrola, Luisa Riley, Patricia Díaz Romo, Claudia Santiago, entre [email protected]

Puntualizaciones de Granjas Carroll a nota y fotografía

En relación con la nota publicada en su edición del 2 de mayo, titulada Por 14 años La Gloria ha vivido con miedo por la contaminación de Granjas Carroll, y la fotografía difundida en su primera plana, me permito hacer las siguientes puntualizaciones para una mejor claridad para sus lectores.

Primero: que la fotografía de la portada es presentada en un contexto distinto al de la realidad, porque se trata de un depósito al que las personas no tienen libre acceso.

Segundo: una fotografía tomada desde un ángulo que no permite al lector percibir que se trata de un contenedor cerrado, dentro de unas instalaciones, genera una percepción fragmentada de la realidad y, por tanto, es imprecisa.

Tercero: el tratamiento de mortandad como el presentado en la fotografía, es un proceso natural de la producción pecuaria, en la que en ocasiones mueren animales por razones como el estrés o la vejez.

En Granjas Carroll, con conocimiento y autorización de la Semarnat, se utilizan dos métodos para el tratamiento de esa mortandad: la biodigestión y la composta; procedimientos adecuados y seguros para la disposición de los animales que han muerto.

El proceso no es al aire libre, como la imagen pudiera hacer suponer, ni cerca de las comunidades aledañas. Seguimos un proceso avalado y seguro para la salud de los empleados, la población cercana y los propios animales.

Cuarto: en la nota se hace alusión a estudios de Conagua que documentan filtración fecal a los mantos freáticos, respecto de lo cual debe aclararse que la única relación de la empresa con Conagua se remite a la autorización que este organismo otorgó en 2005 para realizar 34 descargas de aguas residuales de tipo pecuario, por lo que no existe tal informe.

Quinto, respecto de las lagunas de oxidación, Granjas Carroll de México sigue la recomendación expresa de Sagarpa, para que dichas lagunas sean anaeróbicas. Además, están compactadas al 90-95% y se recubren con arcilla (material impermeable que se compacta) a la que se agrega el componente endurex, producto que refuerza la rigidez de la misma y la hace aún más impermeable. Todas estas medidas evitan cualquier filtración.

Tito Tablada Cortés, gerente de Relaciones Públicas de Granjas Carroll de México

Respuesta de los reporteros

En relación con la carta del señor Tablada, expresamos lo siguiente:

Que el biodigestor, que consiste en un depósito de cadáveres de cerdos, está a no más de tres metros del camino rural que los campesinos utilizan para la siembra de lechuga en la comunidad de Quechulac, por el que diariamente transitan mujeres, hombres y menores de edad que se dirigen a sus labores; apenas ayer se colocaron cadenas y candados, lo cual no impide percibir el olor de la descomposición.

En el caso del estudio de la Conagua al que se hace referencia en la nota, contamos con el oficio B00.00.R10.07.3.-205 de la subgerencia técnica de la gerencia regional Golfo-Centro de la Conagua, donde se determina que el agua de Perote es apta para consumo humano, a excepción de la zona central, particularmente en el área comprendida entre el pozo 73 y 15, donde se detectaron sólidos disueltos. En el caso del 73, dicho documento señala específicamente que ahí se ubica el sitio 2.2 de Granjas Carroll.

Enrique Méndez y Andrés Timoteo

N de la R.

La fotografía que aparece en la primera plana de la edición del 2 de mayo está debidamente contextualizada. En el pie de página se señala: en la imagen, depósito de restos de cerdos, conocido como biodigestor, en instalaciones de esa firma en el ejido Quechulac, municipio de Guadalupe Victoria, Puebla, a unos ocho kilómetros del primer poblado. La nota explica detalladamente cómo se tomó esa foto.

Los cerdos no sólo mueren de estrés o vejez, sino también de enfermedades, causa que el señor Tablada curiosamente evita mencionar. Multitud de estudios científicos muestran cómo, en el modelo de cría y engorda industrial de puercos que la empresa sigue, los animales son propensos a padecer muchos males, como resultado de las condiciones de hacinamiento en las que viven, y de la alimentación que se les proporciona.

En el estado de Virginia, en Estados Unidos, Smithfield, la empresa socia de Granjas Carroll, fue multada con 12.6 millones de dólares por cometer 6 mil 900 violaciones a la legislación federal Clean Water Act (Ley de Agua Limpia). Como puede verse en su Reporte Anual 2008, la compañía enfrenta diversas demandas por contaminación.

Durante 14 años los habitantes de La Gloria han vivido con miedo por la polución provocada por Granjas Carroll. La empresa los ha presionado para que callen. Lo denuncian ellos después de sufrir enfermedades y muertes, y lo consigna este diario.