419 ° SABADO 31 DE DICIEMBRE DE 2005
 

La curación de los políticos, al alcance de todos
Los Vudúcratas

Tania Molina Ramírez

En estos tiempos de batalla electoral, en los que no se respetan ni las treguas navideñas, los pobres políticos necesitan de nuestra ayuda. Son muchas las tentaciones a vencer. Salgamos a su rescate. Su curación está en nuestras manos, sostiene Alberto Nava, creador de los Vudúcratas



¿Siente usted una profunda vergüenza cuando, en el extranjero, nuestro Presidente dice que ambos cuatro países están interesados en tal y tal?

¿No dejan de indignarle los negocios de los hijos de Marta?

¿Se queda perplejo, desorientado, sin saber si El Peje es de izquierda o de derecha o todo lo contrario?

Es hora de que pase a la acción directa.

Estimule la elocuencia, la honestidad, la transparencia, de los políticos. Hágales acupuntura a distancia, propone, en entrevista con Masiosare, Alberto Nava, de 32 años, creador de los Vudúcratas, muñecos de trapo de unos 20 centímetros con los rostros de Vicente Fox, Marta Sahagún, Andrés Manuel López Obrador, Roberto Madrazo y Santiago Creel, que vienen con cuatro alfileres y un folletín que ilustra algunos puntos del cuerpo y qué cualidad se estimula al picarlos (ombligo=equilibrio, corazón=honestidad, genitales=valor, por mencionar algunos).

¿Usted cree que a López Obrador le falta visión de estadista? Pues píquele en medio de la frente.

¿Fox requiere de elocuencia? Aplique una aguja en la boca.

¿Roberto Madrazo está necesitado de honestidad? Ponga un alfiler sobre su corazón.

Además de aplicarles acupuntura, usted también podrá hacerle al muñequito lo que crea que le hace falta al político, como darle un masajito, muestra Nava con el del Peje. Y pronto piensa sacar un cartel con posturas de yoga, como "el guerrero" y "la cobra", "para que hagas yoga con el Vudúcrata", cuenta, entusiasmado.

Y es que seguramente cualquier ayudadita que se le brinde a los políticos será bienvenida, ya que, dice en tono irónico, "para ser político hay que estar muy mal, pobrecitos, así que vamos a ayudarlos a resistir las tentaciones".

El muñequito de Creel fue un mal cálculo, confiesa su creador, quien estudió Ciencia Política en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Las enseñanzas itamitas sobre predicciones políticas fallaron, pues.

(Nava tiene, por cierto, una dura opinión sobre este instituto: "Representa la neurosis, la competencia, el discurso del patriarcado"... "El sentido del humor de ciertos maestros fue lo que me rescató en el ITAM".)

Volviendo a Creel, este es, efectivamente, el Vudúcrata menos popular. Ahora está a mitad de precio e incluso está pensando en darlo de pilón.

En cambio, "López Obrador es el que más se vende".

Actualmente está a punto de agotarse la primera edición de poco más de 300 Vudúcratas.

En la segunda edición planean incluir a Felipe Calderón, y después probablemente a George W. Bush, Fidel Castro y al subcomandante Marcos.

Hasta la fecha, la distribución del muñeco ha corrido a cargo del colectivo Moda Foca (ver abajo) y a través del correo electrónico [email protected]
foca.com). Actualmente se consiguen en una sola tienda; pero, dice Nava, el plan es conseguir más puntos de venta.

En estos días tiene programado subir los tres candidatos presidenciales más fuertes a la página electrónica (www.modafoca.com), para que los cibernautas les apliquen acupuntura virtual. Se llevará un conteo para ver cuál candidato es el más solicitado y qué puntos son los más picados.

"Creemos más en el vudú que

en nuestros políticos"

Los Vudúcratas "invitan a reflexionar acerca del fenómeno de la representatividad y la democracia en México", dice Nava, quien de día trabaja en BBDO México, una de las principales agencias publicitarias del país.

La idea estuvo inspirada en buena parte en el trabajo de los caricaturistas, dice el ex itamita. Y es que a través del humor se puede poner en evidencia la simulación en la que se manejan los políticos, la cual, finalmente, permea todo ("de este lado ­el de la vida privada­ es la misma simulación: mi secretaria es mi amante, etcétera").

Podemos escandalizarnos de la simulación en la esfera pública, pero en nuestras vidas privadas también la vivimos, explica.

En el folletito que acompaña al Vudúcrata, se lee la siguiente advertencia: "Para propósitos de entretenimiento exclusivamente".

Pero más allá de lo lúdico y jocoso del asunto, lo que Nava quiere es meter el gusanito de, ¿qué es lo que podemos hacer los ciudadanos? ¿Cómo podemos reducir esta abismal distancia que nos separa de nuestros representantes? ¿Cómo podemos transitar de la democracia representativa a la directa?

"Te puedes quedar jugando con el muñequito, pero, ¿puedes creer en la democracia?". Y es que, exclama en son de provocación, "parece que creemos más en el vudú que en nuestros políticos".

Y lo peor sería, aventura, "que, gane quien gane, todo se quede igual". "En el fondo", añade, "será la misma mierda mientras los ciudadanos no hagamos algo".

Moda Foca

Los Vudúcratas son parte de un proyecto más amplio, del colectivo Moda Foca (www.modafoca.com) que intenta rescatar del academicismo ("liberarnos de las citas bibliográficas") y de los políticos el sentido auténtico de la política, de la vida en común.

El nombre de Moda Foca proviene de una combinación de dos elementos, explica Nava: de "las focas caídas en nombre de la moda", y por otro lado, es una referencia para "los hispanoparlantes globalizados post new age que sospechan que el humano, como especie, es más un hijo de la chingada (mother fucker) que otra cosa, una especie que, de hecho, se chingó a su propia madre, la Tierra".

La idea de Moda Foca es "rescatar la filosofía política clásica", "darle frescura" a la política.

Por poner un ejemplo, uno de los planes futuros del colectivo es una especie de mapa (al estilo de los dibujos que muestran las salidas de emergencia de los aviones) que muestre las (escasas o muchas) opciones que ofrece a los ciudadanos la Ley de Participación Ciudadana.

• • •

Hace unos días, Nava les hizo llegar a los tres candidatos principales su Vudúcrata, con un mensaje: "Nosotros creemos que está en nuestras manos el que nuestros políticos sean cada vez mejores, reciban un cordial saludo de los Vudúcratas".