Directora General: Carmen Lira Saade
México D.F. Jueves 9 de mayo de 2002
  Primera y Contraportada
  Editorial
  Opinión
  Correo Ilustrado
  Política
  Economía
  Cultura
  Espectáculos
  Estados
  Capital
  Mundo
  Sociedad y Justicia
  Deportes
  Lunes en la Ciencia
  Suplementos
  Perfiles
  Fotografía
  Cartones
  La Jornada de Oriente
  Correo Electrónico
  Busquedas
  >

Capital
CUIDAD PERDIDA

Miguel Angel Velázquez

Cobro de facturas

MUY A pesar de las buenas conciencias del periodismo nacional, se ha tenido que reconocer en todas partes el trabajo de La Jornada como el timbre que sonó para llamar la atención de unos y otros sobre los financiamientos, digamos extraños, en la campaña presidencial de Vicente Fox.

ENTONCES, COMO es la costumbre de muchos, se llegó a decir que este diario le estaba haciendo la campaña a Francisco Labastida con tal de desestimar el trabajo de investigación del reportero Gustavo Castillo, entre otros.

Y COMO dicen en el rancho, andando la carreta se acomodan las calabazas, y la información de hace casi dos años cobra especial relevancia en el empeño de la Presidencia de transparentar todos esas acciones que en el pasado hicieron dudar a la población de la honestidad de la actividad política.

ES MUY probable, entonces, que si el IFE decide investigar a fondo los datos muy claros y precisos que se han dado respecto de los recursos obtenidos por los amigos de Fox para la campaña presidencial, encuentren que la punta de la madeja que jaló La Jornada pueda señalar otros caminos donde se descubran, ¿cómo decirlo?, bueno, irregularidades en torno a los dineros usados por los genios que convencieron al 35 por ciento del padrón electoral de votar por Fox.

LAS CONSECUENCIAS de este affaire parecen no estar bien calculadas, pero si ya se echó a andar la maquinaria, los peligros apuntan, por lo menos, al descrédito de la gente hacia un triunfo electoral logrado con la inversión de muchos que hoy seguramente están cobrando facturas.

POR LO pronto la resolución del TEPJF señala dos cosas de suma importancia: primero, que sí hay elementos suficientes para hacer la investigación, y segundo, que el IFE fue omiso al desestimar sus propias facultades y dejar pasar, hasta ahora, un asunto de importancia vital para la tan cacareada y ansiada democracia mexicana.

DADA ESA circunstancia el peligro del descrédito también pesa sobre la institución electoral y ello podría llevarnos a un retroceso de consecuencias insondables, sobre todo en un periodo prelectoral como el que se vive.

LA GUERRA entre el poder y quienes lo perdieron es sin cuartel. A una acusación le sobreviene la venganza sin tregua, sin momento de reposo, y las verdades se vuelven inmensas, inimaginables.

EL PODER político en tanto se debilita se vuelve vulnerable y con él las barreras que hasta ahora han impedido que el país se venda al mejor postor, entre otras cosas. El desgobierno parece avanzar a paso veloz sin que nadie encuentre un acuerdo justo para México.

NO ES momento de adivinar hasta dónde podrá llegar la guerra entre unos y otros, porque parece que apenas empieza, pero sí es tiempo de reflexión y análisis, de hallar las formas, dentro de la misma política, que devuelvan al quehacer político su interés por las cosas de la gente.

HABRA QUE mirar con cuidado lo escrito por Gustavo Castillo y analizar su trabajo para entender y remediar todo aquello que se ha torcido en bien de la transparencia y de la democracia, porque a estas alturas del partido nadie puede convertirse en cómplice de la mentira por más amor que le profese al poder.

ciudadperdida-[email protected]

[email protected]

Números Anteriores (Disponibles desde el 29 de marzo de 1996)
Día Mes Año